CERDEÑA 3: Gola su Gorropu

30 de marzo de 2013 Ese día lo dedicaríamos a hacer una de las excursiones más típicas en la zona montañosa del centro de la isla: la Gola su Gorropu. Por la tarde aún nos quedaría un poco de tiempo para ir a visitar Cala Gonone, ideal para los amantes de la escalada. Desayunamos en el Hotel Daniel de Murta María un poco de tostadas envasadas con mermelada y croissants industriales de crema. Nos sorprendió negativamente lo escaso y poco variado que era. En seguida nos pusimos en marcha, pero antes de dirigirnos hacia el sur pasamos a comprar provisiones en un supermercado: un poco de pan, queso, embutido y zumos para la excursión que íbamos a hacer.
30 de marzo de 2013
Ese día lo dedicaríamos a hacer una de las excursiones más típicas en la zona montañosa del centro de la isla: la Gola su Gorropu. Por la tarde aún nos quedaría un poco de tiempo para ir a visitar Cala Gonone, ideal para los amantes de la escalada.

Ver Cerdeña 3a: Gola su Gorropu en un mapa más grande
Desayunamos en el Hotel Daniel de Murta María un poco de tostadas envasadas con mermelada y croissants industriales de crema. Nos sorprendió negativamente lo escaso y poco variado que era. En seguida nos pusimos en marcha, pero antes de dirigirnos hacia el sur pasamos a comprar provisiones en un supermercado: un poco de pan, queso, embutido y zumos para la excursión que íbamos a hacer.
Llegamos a Dorgali un poco más tarde de lo previsto ya que nos saltamos la salida desde la autovía y tuvimos que dar un rodeo. Eran las 10 de la mañana y decidimos dirigirnos directamente a la carretera SS125 sin parar en el pueblo. Se trata de una carretera turística que cruza el Parco Nazionale del Golfo di Orosei e del Gennargentu y permite gozar del maravilloso paisaje. Lástima que el día se había levantado muy tapado y las vistas no eran muy nítidas. A medio camino había un mirador bastante bueno en una pequeña colina donde se veía todo el valle y el cañón donde íbamos a hacer la excursión.
paisajes que rodean Dorgali
valle del Flumineddu
valle del Flumineddu cerca de la Gola su Gorropu
la Gola su Gorropu, nuestro objetivo!
El Parco Nazionale del Golfo di Orosei e del Gennargentu es el parque nacional más grande de la isla y engloba el altiplano de Supramonte y el Golfo di Orosei. No es la zona con más altitud de Cerdeña pero al estar tan cerca del mar se forman acantilados y calas dignas de ver. La mejor forma de visitar estas calas escondidas en el Golfo di Orosei es con barco. Aunque estas excursiones marítimas empiezan en marzo, decidimos no hacerlas por los pocos días que estábamos en la isla, pero la verdad es que tiene muy buena pinta como se aprecia en este blog. En este parque son muy típicos también los trekkings, siendo los más concurridos la Gola su Gorropu y el Nuraghe de Tiscali. Nosotros nos decidimos por el primero al parecernos más espectacular y porque ya visitaríamos otros nuraghi en otras partes de Cerdenya. Hay la posibilidad de realizar estas excursiones con guía, pero que no es necesario. Nosotros lo hicimos por nuestra cuenta y no tuvimos ningún problema.
La Gola su Gorropu es una garganta profunda con elevadas paredes calizas de 400 m de altura. Popularmente se llama el Gran Cañón de Europa por su gran profundidad. Hay dos opciones para llegar: desde el puente Sa Barva donde el camino discurre por el río Flumineddu subiendo muy suavemente o desde el puerto de montaña Genna‘e Silana donde hay que bajar unos 600 m de desnivel. Nos decidimos por esta segunda opción, aun siendo más complicada, ya que leímos que era mucho más espectacular y también más corta para aprovechar más el día. Luego descubrimos que la mayoría de gente optaba por la primera. Nos comentaron que en temporada alta se puede hacer un circuito circular llegando desde Genna‘e Silana y volviendo por el puente Sa Barva ya que existe un servicio de lanzadera que conecta los dos sitios.

Ver Cerdeña 3b: Gola su Gorropu en un mapa más grande
Llegamos al puerto de montaña de Genna‘e Silana un poco antes de las 11 h así que a esa hora fue cuando empezamos la excursión. Justo al salir vimos unos autóctonos que estaban volviendo y éstas fueron las únicas personas con las que nos cruzamos en toda la caminata. Primero el camino discurría entre encinares y altos madroños, siendo la bajada suave. A continuación había que pasar por unos canchales donde había buenas vistas aunque no hiciera sol. En este tramo a veces era un poco difícil seguir el camino ya que desaparecía entre tanta roca. Finalmente, el último tramo era el que tenía más desnivel y había que ir con cuidado porque algunos trozos eran un poco resbaladizos. En total tardamos 1 h 20 min en llegar al inicio del cañón.
encinares cerca de Genna'e Silana
canchales de camino a Gola su Gorropu
canchales de camino a Gola su Gorropu
cerca de Gola su Gorropu
panorámica del río Flumineddu cerca de Gola su Gorropu
En la entrada de la Gola su Gorropu hay un pequeño puesto de información donde se compran las entradas para poder internarte dentro del cañón. Cuando llegamos había un grupo grande de gente comprándolas, así que mientras esperábamos pudimos descansar un rato y comer unos frutos secos. Las entradas cuestan 5 euros por persona y al comprarlas te hacen una explicación del cañón bastante completa. Cuando nos tocó a nosotros el responsable nos dio la opción de hacerla en inglés o italiano. Escogimos el idioma local pero hablaba un poco deprisa y a veces nos perdimos un poco. También nos dio la posibilidad de llevar casco, pero no es obligatorio y allí nadie se lo ponía.
Gola su Gorropu
La ruta por el cañón está dividida en tres tramos: una zona más fácil donde hay un poco de camino, una zona moderada donde hay que ir sorteando las rocas y una zona difícil donde ya hay que ayudarse con cuerdas. Los tramos no están marcados y cuesta un poco situarse. Al empezar no cogimos el camino fácil que se encontraba a la derecha y tuvimos que ir sorteando rocas grandes de buen comienzo! Suerte que más adelante vimos que la gente iba por la derecha y encontramos ese camino fácil. En un momento del camino hay que meterse por un agujero entre las rocas para poder continuar!
Gola su Gorropu, inicio del cañón
enormes rocas en la Gola su Gorropu
Mientras íbamos avanzando las paredes se hacían más rectas y hasta se hicieron extraplomadas! Y el cañón cada vez era más estrecho. El paisaje era espectacular! Caminar rodeados de altos acantilados rocosos era impresionante, nos quedamos sin palabras! Hicimos un tramo de la zona de dificultad moderada y finalmente nos paramos cuando empezaba a ser más difícil. Nos quedamos allí un rato disfrutando del paisaje para luego hacer el camino de vuelta. Tardaremos en olvidar el increíble paisaje de la Gola su Gorropu!
Gola su Gorropu, el cañón se va estrechando
cada vez más estrecho!
Gola su Gorropu
Gola su Gorropu, empieza el tramo de dificultad media
Gola su Gorropu, pared extraplomada
Gola su Gorropu, descansando tras la caminata
Gola su Gorropu
Cuando ya estábamos volviendo al inicio nos encontramos unos españoles con quienes habíamos coincidido en el hotel la noche anterior. Ellos habían llegado por el otro camino y nos dijeron que habían disfrutado mucho de la excursión que discurría todo el tiempo por entre la vegetación.
Llegamos al puesto de información que eran las 2 h, así que habíamos estado casi hora y media recorriendo el cañón. El tiempo se nos había pasado volando! Pero la verdad es que estábamos reventados y aun nos esperaban los 600 m de desnivel de subida hasta el coche. Así que le preguntamos al responsable de la entrada si había la posibilidad de volver por el camino llano y que el servicio de lanzadera nos llevara al puerto de montaña. Nos comentó que en temporada alta, al ser dos personas, pueden hacer este servicio varias veces al día; pero que como en aquel momento estaba él solo teníamos que esperarnos a que terminara su jornada a las 4 h.
No sabíamos que hacer ya que esperar dos horas allí se nos hacía una eternidad, pero también nos apetecía volver por un camino distinto para ver otras cosas. Al final decidimos comer y pensarlo después. Los bocadillos que nos hicimos nos sentaron de maravilla, y con las fuerzas recuperadas decidimos volver por el mismo camino aunque fuera subida para no perder el tiempo allí tontamente. Al final no se nos hizo tan pesado como pensábamos. El primer tramo fue el más duro porque tenía mucha pendiente, pero luego el desnivel era más suave y era más llevadero. Tardamos 1 h 45 min en subir, unos 25 minutos más que a la bajada.
panorámica de la Gola su Gorropu
Aunque estábamos hechos polvo cuando llegamos al coche decidimos ir directamente a la Cala Gonone y descansar allí. El puerto de montaña de Genna‘e Silana, con su hotel y parking no es muy agradable para descansar… Cala Gonone es un pueblo costero muy frecuentado en verano ya que desde allí salen muchos barcos que hacen tours por el Golfo di Orosei. Para llegar hay una carretera de curvas que baja hasta el mar desde donde hay bonitas vistas del pueblo. Aparcamos cerca del puerto y fuimos a ver la playa, nos hubiera gustado descansar allí pero teníamos un poco de frío porque se estaba levantando viento y empezaba a chispear. Dimos una vuelta por el centro del pueblo y acabamos en un bar para descansar. El pueblo en sí no tiene mucho interés.
Cala Gonone
playa de Cala Gonone
Nuevamente en el coche nos desviamos para ver la Cala Fuili, situada al sur del pueblo. La carretera que lleva hasta allí no tiene salida y a medida que nos acercábamos estaba llena de coches, furgonetas y caravanas aparcadas. Al final tuvimos que dar marcha atrás y buscar sitio para dejar el coche. Se trataba de escaladores y excursionistas que habían venido a pasar el día. Des de aquí hay un montón de rutas para hacer, las más frecuentada es la excursión hasta Cala Luna. Ambas calas en verano se llenan de gente disfrutando de los baños pero ese día lo que más había era escaladores, ya que ambas están situadas en acantilados dignos de ver. Como estábamos bastante cansados decidimos no bajar la larga escalera que conduce hasta Cala Fuili y nos contentamos viéndola desde arriba.
Cala Fuili
Ya empezaba a hacerse tarde así que nos encaminamos hasta nuestro alojamiento en Dorgali, el B&B Goritto. Es fácil llegar porque está muy bien indicado pero la bajada hasta el parking es muy pronunciada y hay que hacerla con cuidado. Nos atendió una señora muy dicharachera que solo hablaba italiano. Nuestra habitación se encontraba separada de la zona del desayuno y se accedía por una puerta desde la calle que daba a un salón, tres habitaciones y un lavabo. No recordábamos que el lavabo fuera compartido, pero como en las otras dos habitaciones no había nadie lo tuvimos para nosotros solos. Aprovechamos para darnos un baño relajante después de la caminata que nos habíamos pegado.
nuestra habitación en el B&B Goritto, Dorgali
Cuando salimos a buscar restaurante para cenar ya era de noche, y hacía un viento tan espantoso que costaba andar. Habíamos leído en el tripadvisor que uno de las mejores pizzerías en Dorgali era la Trattoria Da Lopez y como parecía que se hallaba cerca de nuestro alojamiento fuimos hacía allí. Como no había nadie por esa calle y no la encontrábamos, después de andar un rato decidimos acercarnos al centro para ver si había más oferta. Tuvimos que andar un buen rato para empezar a encontrar los primeros bares, en la calle Corso Umbreto, aun así no veíamos ningún restaurante. Finalmente, después de mucho buscar terminamos en S’Udulu, un restaurante de comida sarda. Aparte de nosotros solo había una familia francesa y un grupo de autóctonos. Para ser un sábado por la noche estaba todo muy muerto! Pedimos antipasti de quesos para compartir, todos muy ricos. Y de segundo culurgiones di ricotta ed erbe, unos raviolis sardos con queso y hierbas aromáticas muy suaves y buenos, y spaghetti ai ricci di mare, unos espaguetis con erizo de mar que eran excesivamente picantes. De postre pedimos seadas con miel, un postre típico de Cerdeña similar a una empanadilla de queso fresco. La verdad es que salimos muy satisfechos de la comida. Todo nos salió por 37,50 €.
nuestros antipasti en S'Udulu
culurgiones y spaghetti
seada con miel

0 comentarios:

Publicar un comentario