TAILANDIA: Datos prácticos

Desde España hay muchas compañías y rutas para llegar a Tailandia. Nosotros elegimos Qatar Airways, con escala en Doha. Lo bueno de esta combinación es que hacíamos dos trayectos de unas 6 horas y pico, evitando hacer un trayecto largo y cansado de más de 12 horas, como cuando vuelas desde Paris, Londres o Madrid. Además, el tiempo de escala en Doha era de algo menos de 2 horas, lo suficiente para no perder la conexión en caso de retraso y no tenernos que esperar mucho tiempo en el aeropuerto. No estamos acostumbrados a vuelos tan largos, así que nos pensábamos que se nos haría muy pesado. Nada más lejos de la realidad! Cada asiento del avión de la Qatar Airways tiene una pantalla multimedia donde se pueden ver películas, programas o documentales (en castellano), oír música, jugar a juegos o leer noticias. Así que el viaje se nos hizo muy ameno. Además, el personal de la compañía repartía regularmente comidas, aperitivos o refrescos. Parece como si nos lleváramos comisión para hacer publicidad de la compañía, pero la verdad es que la recomendamos plenamente.
INFORMACIÓN PRÁCTICA
Como llegar

Desde España hay muchas compañías y rutas para llegar a Tailandia. Nosotros elegimos Qatar Airways, con escala en Doha. Lo bueno de esta combinación es que hacíamos dos trayectos de unas 6 horas y pico, evitando hacer un trayecto largo y cansado de más de 12 horas, como cuando vuelas desde Paris, Londres o Madrid. Además, el tiempo de escala en Doha era de algo menos de 2 horas, lo suficiente para no perder la conexión en caso de retraso y no tenernos que esperar mucho tiempo en el aeropuerto.

No estamos acostumbrados a vuelos tan largos, así que nos pensábamos que se nos haría muy pesado. Nada más lejos de la realidad! Cada asiento del avión de la Qatar Airways tiene una pantalla multimedia donde se pueden ver películas, programas o documentales (en castellano), oír música, jugar a juegos o leer noticias. Así que el viaje se nos hizo muy ameno. Además, el personal de la compañía repartía regularmente comidas, aperitivos o refrescos. Parece como si nos lleváramos comisión para hacer publicidad de la compañía, pero la verdad es que la recomendamos plenamente.

Moneda

La moneda oficial de Tailandia es el Baht. Si se cambia moneda en el aeropuerto hay que tener en cuenta que las distintas oficinas aplican un cambio de 39 bahts por cada euro. Sin embargo, en Bangkok ciudad ofrecen un mejor cambio, 40 bahts por euro. Esto puede parecer poco, pero si se cambian muchos euros al final es mucho dinero de diferencia. Así que es mejor cambiar lo justo en el aeropuerto y el resto en la ciudad.

El coste de la vida en Tailandia es muy bajo, excepto las cosas más dirigidas a los turistas. Hay que gastarse poco dinero en el día a día, lo que hace de este país un buen destino para todos los bolsillos. Por 700 bahts (unos 17 euros) tienes alojamientos buenos, y los hay más baratos que también están bien.

La comida es de las cosas más baratas. Uno de los consejos es comer en puestos callejeros, que ofrecen una comida buena a precios irrisorios. Es fácil que una cena aquí te pueda salir por 20 bahts (50 céntimos de euro), mientras que en un restaurante de gama media pueden ser unos 300 bahts (unos 7 euros).

El precio de los artículos de regalo y ropa ya es mas variable, sobre todo por que depende de tu capacidad de regateo (pocas veces los precios están marcados). Nuestra experiencia nos dice que Chiang Mai es mejor sitio para comprar que Bangkok. Y sobre todo, el sur es el sitio donde los precios en general son más caros, dos o tres veces más que en el resto del país.

Transporte

Otra de las cosas buenas de Tailandia es la facilidad de moverse en transporte público. Hay una buena red de tren y bus que te permite llegar a casi cualquier lugar, con frecuencias de paso bastante correctas. Y la gente siempre te ayuda a que cojas el bus correcto o que no te pases de parada. Así que recomendamos plenamente usar el transporte público!

A lo largo de nuestro viaje usamos una gran variedad de transportes:

  • Avión. Como ya hemos dicho, Tailandia es un país en el que las distancias son muy largas. Si se quieren visitar distintas zonas del país, es preferible tomar un vuelo interno que tirarse todo un día en un tren o un bus. Nosotros tomamos un vuelo de Chiang Mai hacia Phuket y otro de Krabi a Bangkok, ambos con Air Asia por unos 60 € cada uno.
  • Skytrain. Es una especie de metro de Bangkok. Va muy bien para moverse por la periferia del centro. Lo malo es su precio, caro comparado con un taxi. Si viajan varias personas es más barato moverse en taxi que no en skytrain.
  • Tren. Tailandia tiene una buena red de tren que llega a las principales ciudades del país. Nosotros solo lo cogimos de Bangkok a Ayutthaya y de Kanchanaburi a Nam Tok, por lo que no tenemos mucha experiencia. Una de las cosas buenas del tren es que las estaciones suelen estar cerca del centro de la ciudad, a diferencia de las de bus, que pueden estar muy alejadas.
  • Bus. Es una de las mejores formas de moverse por el país, por rapidez, frecuencia y variedad de destinos. Lo único malo es que las estaciones de buses suelen estar fuera de la ciudad, y hay que coger otro transporte para acercarse al centro.
  • Minivan. Son unas mini-furgonetas, con varias hileras de asientos, que suelen cubrir rutas regulares. También se usan a menudo para el transporte de tours organizados.
  • Songthaew. Es una rachera a la que se le ha puesto un techo, con dos hileras de asientos. También se llama taxi comunitario, y pueden cubrir rutas regulares a precio fijo o llevarte donde quieras por un precio pactado como un tuk-tuk.
  • Tuk-tuk. Es uno de los transportes urbanos por excelencia. En Bangkok la gente recomienda no cogerlos por lo caro que son. Fuera de la capital, es el mejor medio para moverse dentro de una ciudad. Los clásicos son una especie de triciclo completamente cubierto, pero en provincias abundan las motos con una plataforma cubierta. Es una forma muy barata de moverse, un viaje no debería costar más de 40 bahts.
  • Taxi. Los encontramos fundamentalmente en Bangkok y son uno de los mejores sistemas para moverse por la ciudad. Se identifican fácilmente por sus vivos colores. Es muy importante que pongan el taxímetro, la carrera será más barata (no más de 80 bahts). Si se niegan a ponerlo (por ejemplo, a altas horas de la noche o cuando hay mucho tráfico), hay que pactar un precio. También hay que tener en cuenta que si preguntan si van por la autopista, el peaje lo tendrá que pagar el cliente. Y por último avisar que los taxistas no suelen saber inglés, y menos aún leer el alfabeto latino, así que es una buena idea que os escriban en un papel en tailandés el nombre del destino al que queráis ir.
  • Moto-taxi. Los conductores de las motos que llevan pasajeros van vestidos con un peto de color y un dorsal. Es una forma barata para recorrer distancias cortas, con el inconveniente que no hay sitio para maletas. Si se suben dos clientes en la moto junto al conductor es más barato (en Tailandia es normal ver a tres o cuatro personas en una misma moto).
  • Coche. Nosotros conducimos un coche de alquiler tres días por los alrededores de Chiang Mai. Aunque mucha gente dice que es un suicidio, nuestra experiencia nos dice que la conducción por las carreteras tailandesas no es ningún problema. En Chiang Mai había que tener mucho cuidado, como en cualquier gran ciudad, pero fuera la gente conducía con prudencia y moderando la velocidad.
  • Barco. El ferry es la principal forma de conectar las islas con el continente. La frecuencia de paso no es muy alta. El billete normalmente se compra en agencias de viaje, y entre ellas puede variar bastante el precio. En algunas se incluye el transporte gratuito desde el hotel al puerto.
  • Long-tail. Las barcas de popa larga son el mejor sistema de hacer distancias cortas en las islas. Hay algunas que actúan como líneas regulares de transporte y tienen precio fijo. Si se quiere hacer una excursión en barca a un sitio determinado se tendrá que acordar con el barquero el precio y la duración. Este es un buen sistema de llegar a islas deshabitadas o calas apartadas.
  • Bici. Es indispensable para recorrer las grandes ciudades históricas como Ayutthaya o Sukhothai. En Ayutthaya hay que tener especial cuidado con el tráfico.
  • A pie. Aunque somos grandes defensores de este sistema de transporte, para Tailandia lo desaconsejamos absolutamente. Allí las distancias son muy largas, incluso dentro de un pueblo o ciudad. No es buena idea acercarse andando al alojamiento después de llegar a la estación de bus de turno, a no ser que esté justo al lado. Siempre es mejor coger un tuk-tuk o similares y evitarse caminar una hora bajo un calor de muerte (como nos pasó en Kanchanaburi).
Idioma

El idioma oficial de Tailandia es el tailandés. Es muy difícil de pronunciar ya que se basa en cinco tonos (neutro, bajo, alto, descendente y ascendente), de forma que una palabra puede tener significados diferentes dependiendo en el tono en el que se pronuncie. Aún así, como debería ser en cualquier país, hay que esforzarse en aprender unas cuantas palabras de uso común (ver apartado de enlaces).

Para colmo, el tailandés se escribe en un alfabeto propio y críptico (para los occidentales, claro). Sin embargo, la mayoría de los carteles para turistas también están escritos en alfabeto latino, así como los de las calles y carreteras. La mayoría de estaciones de trenes y buses tienen su información en alfabeto latino, así que este aspecto no es ningún problema.

El conocimiento del inglés por los tailandeses es bajo en general, aunque varia mucho dependiendo de la zona. En las grandes ciudades y sobre todo en el sur, mucha gente habla bien el inglés. Por el contrario, en el centro casi nadie lo habla, incluso en sitios dirigidos a los turistas.

Tiempo

El clima de Tailandia es tropical y se caracteriza por los monzones, que producen dos estaciones, una lluviosa y calurosa, y otra seca y menos calurosa. En diciembre, a nosotros nos pilló ésta última, con temperaturas casi siempre en torno a los 30º por el día y más frescas por la noche (sobre todo en el norte). De las dos semanas y algo, sólo nos llovió un día, como corresponde a la época seca. Fue en el sur, donde la presencia del mar hace del clima más lluvioso y algo menos caluroso.

Alojamiento

Tailandia es un país muy turístico, por lo que hay una gran cantidad y variedad de alojamientos, desde los baratos hostels de mochileros hasta los lujosos resorts. Nosotros los llevábamos casi todos reservados desde aquí, a través de Hostelbookers, Booking o las propias webs de los alojamientos. No llevábamos reservadas dos noches de nuestra ruta por el norte, en las que fue muy difícil encontrar alojamiento; la mayoría de carteles solo estaban en tailandés y los hoteles pasaban desapercibidos.

Como ya hemos comentado en el capítulo de los precios, el alojamiento es muy barato. Hay que tener en cuenta que los más baratos pueden tener graves deficiencias (como tener cucarachas...), así que es mejor gastarse un poquito más de dinero para asegurarse un sitio más digno (para quien lo prefiera, claro). Nuestra experiencia nos dice que el precio-frontera por habitación doble y noche es de 700 bahts. Por encima los alojamientos empiezan a ser lujosos y por debajo empiezan a cutrear. Esta frontera se duplica cuando vas al sur.

Comida

Pese a no tener experiencia previa con la cocina tailandesa, es una de las cosas que más nos gustó. Comer en Tailandia es fácil, barato y bueno, sobre todo en puestos ambulantes. En estos últimos se puede ver lo que se va a comprar y en algunos casos incluso te lo dejan probar. Una de las ventajas de los puestos es que puedes comprar diferentes brochetas de cerdo, pollo, de frutas... y personalizarte una comida rápida y variada.

Dentro de este capítulo entrarían los mercados nocturnos, donde los puestos de comida suelen disponer de sillas y mesas de plástico. Son de lo mejor para cenar por las noches. El que nos gustó más fue sin duda el de Kanchanaburi, por lo auténtico que era y la variedad de comida que había.

En los restaurantes, las cartas están casi siempre en inglés, pero nunca se sabe que se oculta bajo el nombre de un plato (puede ser algo super-picante!). Normalmente éstos están pensados para compartir, así que los ponen en medio de la mesa. Precisamente por eso es frecuente que primero traigan el plato de uno de los comensales, causando la indignación de los occidentales no enterados.

La comida tailandesa goza de una merecida fama mundial por su calidad y variedad. Uno de los ingredientes más frecuentes es el arroz. Hervido es buenísimo, tiene un ligero toque aromático y suele acompañar platos de carne y pescado. De arroz son también los típicos fideos, fritos o cocidos, la base de muchos platos típicos. Uno de ellos es el popular phat thai, hecho a base de fideos fritos, diversas salsas, trozos de pollo o gambas y huevo frito. También son muy corrientes las sopas, con tienen muchas variantes locales, como el khao soi de la zona de Chiang Mai. En el sur son frecuentes los platos de pescado y marisco, asados o en sopa. En todos los casos, un elemento común es el picante, con el que hay que tener mucho cuidado. Es conveniente preguntar si la comida es picante: si para un tailandés un plato es algo picante, para los occidentales puede ser incomible.

La fruta tiene una variedad increíble y se come a todas horas. A parte de las frutas normales de aquí, se pueden encontrar piñas, mangos, papayas y una gran cantidad de otras frutas desconocidas para nosotros. Una de ellas es la popular durian, de olor fétido y sabor dulce, aunque nosotros no la llegamos a probar.

En cuanto a la bebida, las que son alcohólicas son muy caras (según estándares tailandeses). Aquí el rey es la cerveza, aunque raramente verás un tailandés bebiendo por la calle o borracho. Las dos principales marcas son Singha (de sabor flojo, se bebe como el agua) y Chang (mucho más amarga). Suelen presentarse en botellas de 0.3 o 0.6 l, la botella grande cuesta de 60 a 80 baths según si la compras en una tienda o en un restaurante. Como curiosidad, se ve también mucha cerveza Heineken, pero no es de importación, sino que la fabrican allí con la receta holandesa.

En las bebidas refrescantes, la Fanta es la reina (allí la pronuncian "Fantaá"). Es muy curioso la gran variedad de sabores que tienen (hay una que sabe a lichi!). Allí apenas tiene gas, el sabor es parecido al de un Trinaranjus de aquí.

Visitar templos

A la hora de visitar los templos budistas del país han de seguirse unas sencillas normas de conducta. En algunos hay carteles para turistas donde se explican, pero no está demás tenerlas siempre en cuenta.

Primero hay que sacarse los zapatos y dejarlos a la entrada del templo, en muchos hay un lugar dispuesto al efecto. Por eso es práctico llevar calzado que sea de fácil quita y pon. La ropa ha de cubrir las piernas y los hombros (en el caso de los hombres no valen unas bermudas hasta la rodilla, el pantalón tiene que ser mas largo). En algunos templos, como los de Bangkok, se pueden alquilar pañuelos para tapar esas zonas del cuerpo.

En el interior del templo hay que comportarse de forma discreta y respetuosa con las creencias de la gente que acude a rezar. Se pueden hacer fotos, pero sin molestar a los fieles. A la hora de sentarse frente al buda, los pies siempre deben mirar hacia atrás, nunca deben apuntar al buda, ya que son la parte más sucia del cuerpo. Y sobre todo, no se deben tocar las esculturas de buda.

GUÍAS DE VIAJE

Usar una guía u otra condiciona tanto la preparación como el desarrollo del viaje, así que es una cosa que escogemos con cuidado. En este caso no tuvimos muchas dudas a la hora de comprar la Guía Michelin Descubre Tailandia. Es del 2008 y por lo tanto está bastante poco actualizada (seguramente está descatalogada). Pero la claridad y la buena estructuración lo compensan. La clasificación de los diferentes lugares a visitar con estrellas va bien para la planificación del viaje.

También nos dejaron la Lonely Planet de Tailandia, muy útil si se viaja por libre y en transporte público. Lo mejor son sus mapas y la información práctica. Pero como siempre, falta información de las atracciones turísticas.

También nos pasaron la Guía visual Tailandia de El País-Aguilar. Sus dibujos van muy bien para apreciar todos los detalles de los monumentos. Es útil para la gente que vaya en viajes organizados.

Para la parte del norte en coche de alquiler, en Chiang Mai compramos el mapa Thailand North 1:750.000 de Berndtson. La simbología es muy clara y tiene algunas ampliaciones muy útiles de Chiang Mai y sus alrededores.

ENLACES ÚTILES
  • National park of Thailand. Información útil para visitar la extensa red de parques nacionales del país.
  • Phuket Travel, Phuket All Tours y Phuket Trips son diferentes agencias que hacen excursiones en Phuket.
  • Ko Phi Phi Don Travel Guide. Toda la información de la isla. Muy útil su mapa para no perderse en Ton Sai.
  • Viaje por Tailandia. A medio camino hacia un blog, es una fantástica recopilación de todo lo que tiene que ver con el país. Muy útil echarle una ojeada.
  • Thai language. Sitio completísimo para aprender tailandés, con audios para oír la pronunciación.
  • Kanchanaburi-info. Imprescindible si viajáis a esa zona. Buena información de horarios de buses y trenes.
  • Thai Meteorological Department. Predicciones meteorológicas y datos climáticos del país.
  • Journey CNX y North Wheels son dos de las compañías de alquiler de vehículos más fiables y baratas de Chiang Mai.
  • Autobuses de Phuket. Horarios de algunos de los buses que salen de Phuket. Ojo, no están muy actualizados!
  • Seat61. Una de las webs más completas para viajar en tren por Tailandia.
  • Transport - Saiwadee. Otra de las fuentes de información imprescindibles en lo referente a bus y tren.
  • Ferry Phi Phi. Horarios de los ferrys a Phi Phi desde Krabi o desde Phuket, con la posibilidad de contratar taxi desde un hotel o desde un aeropuerto.
  • Passplanet. Guía con útiles consejos para mochileros.
BLOGS VIAJEROS

Blogs de viajes sobre Tailandia hay muchos y muy buenos. Éstos son una pequeña muestra, son los que más hemos mirado o los que tenían una ruta más similar a la nuestra:

NO HAY QUE PERDERSE...
  • Wat Phra Kaeo, Bangkok. De los templos de la capital, este sin duda es visita obligada, pese al tumulto de gente que hay.
  • Cenar en un mercado nocturno. Es una de las mejores experiencias culinarias, toda una garantía de comer bueno y barato.
  • Las ruinas de Ayutthaya y de Sukhothai. Son muy interesantes, todo un viaje en el tiempo!
  • Hacer compras en Chiang Mai. Hay una gran variedad de artículos a precios más bajos que en Bangkok.
  • Pasear bajo la selva lluviosa del Doi Inthanon. Caminar bajo este tipo de selva, que solo existe a partir de los 2.000 m de altitud, es otra de las actividades imprescindibles.
  • Tumbarse en una playa de Rai Leh. De los pocos sitios que visitamos del sur, Rai Leh es uno con las mejores playas.
  • Hacer snorkeling en las Phi Phi. Completamente imprescindible, os aseguramos que os encantará.
NOS HA DEFRAUDADO...
  • Año nuevo en Bangkok. Esta celebración se limita a una cuenta atrás y cinco minutos de fuegos artificiales. Nos esperábamos mucho más.
  • Death Railway entre Kanchanaburi y Nam Tok. De un viaje en tren de 3 horas, los únicos paisajes que valen la pena duran escasamente 5 minutos!
  • Kamphaeng Phet. De todas las ciudades históricas a las que fuimos, ésta fue la que nos desilusionó más.
  • Valle de Mae Sa. Lo venden como uno de los mejores destinos de los alrededores de Chiang Mai. Sus paisajes y sus cascadas no son nada del otro mundo, están muy dirigidos al turismo de masas.

4 comentarios:

  1. Esta información de practica es muy interesante una excelente guía para esos viajeros que desean ir a lugares exóticos, pienso yo que Tailandia tiene una cultura distinta a la de occidente, me parece que me gustaría visitar este país.

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    Intentamos ser prácticos para poder ayudar a otros viajeros. Nos alegra que lo hayas encontrado así. Ojalá puedas visitar algún día Tailandia, seguro que te encantaría

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estoy en la "fase previa" de preparar un viaje a Tailandia y toda la información de este post me viene de lujo. El viaje seria para el mes de Junio y tengo que consultar como está el tema del tiempo en esa época (los monzones, ya sabéis)

    Tanto los datos prácticos como los lugares recorridos me servirán de ayuda para planificarlo.
    Saludos y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según tenemos entendido, la mejor época para viajar a Tailandia es de noviembre a febrero, ya que es la estación seca. La estación húmeda empieza precisamente en junio, pero empieza a llover de verdad a partir de julio, así que igual te libras! ;)
      Si tienes alguna duda durante la "fase previa", aquí nos tienes
      Saludos

      Eliminar