ITALIA 1: llegada a Venecia

12 de agosto de 2016 El primer día de viaje iba a dar para muy poco. Salimos de Barcelona a última hora de la tarde y llegamos al aeropuerto de Treviso por la noche. Después cogimos el bus hasta Venecia y llegamos a nuestro alojamiento poco antes de medianoche, metiéndonos directamente a la cama para levantarnos pronto al día siguiente. Nuestro vuelo de Ryanair despegó de Barcelona a las 19:30 h puntualmente, y durante el trayecto aprovechamos para cenar unos bocadillos que nos habíamos llevado. Como llegábamos muy tarde a Venecia no queríamos vagar por la ciudad buscando un restaurante abierto, aunque seguramente alguno hubiéramos encontrado en un sitio tan turístico. Preferíamos cenar de bocata e irnos a dormir pronto para poder madrugar. Llegamos a Treviso a la hora prevista, sobre las 21:30 h.
12 de agosto de 2016
El primer día de viaje iba a dar para muy poco. Salimos de Barcelona a última hora de la tarde y llegamos al aeropuerto de Treviso por la noche. Después cogimos el bus hasta Venecia y llegamos a nuestro alojamiento poco antes de medianoche, metiéndonos directamente a la cama para levantarnos pronto al día siguiente.
Nuestro vuelo de Ryanair despegó de Barcelona a las 19:30 h puntualmente, y durante el trayecto aprovechamos para cenar unos bocadillos que nos habíamos llevado. Como llegábamos muy tarde a Venecia no queríamos vagar por la ciudad buscando un restaurante abierto, aunque seguramente alguno hubiéramos encontrado en un sitio tan turístico. Preferíamos cenar de bocata e irnos a dormir pronto para poder madrugar. Llegamos a Treviso a la hora prevista, sobre las 21:30 h.
¿Cómo ir del Aeropuerto de Treviso a Venecia? La forma mas rápida y sencilla es el bus ATVO. Tarda algo mas de una hora en ir desde el aeropuerto a la Piazzale Roma, en el extremo occidental de Venecia. El billete sencillo cuesta 12 € y el de ida y vuelta 22. Lo malo son las pocas frecuencias, como máximo hay dos buses a la hora, aunque los horarios son irregulares (se pueden consultar en el link anterior). Pero hay que tener en cuenta que Treviso es un aeropuerto muy pequeño, al que llegan pocos vuelos. Cuando miramos los horarios antes de viajar vimos que nos tendríamos que esperar hasta las 22:25 h, pero al llegar al aeropuerto nos encontramos que había un bus a las 21:55. Fue una agradable sorpresa.
Existen otras dos opciones para llegar a Venecia, algo mas incomodas, pero que pueden ser útiles si no existe un horario conveniente del bus ATVO. La primera es el bus Barzi, que va del aeropuerto a Tronchetto, un puerto del extremo oeste de Venecia donde suelen atracar los cruceros. Desde allí se tiene que coger el tranvía People Mover para llegar en pocos minutos a la Piazzale Roma. La segunda es el tren: hay que coger el bus urbano 6 hasta la estación de tren de Treviso (un trayecto de pocos minutos), y allí coger un tren hasta la estación de Santa Lucia de Venecia (consultar horarios en TrenItalia), situada muy cerca de la Piazzale Roma.
Bus ATVO del Aeropuerto de Treviso a Venecia
Nuestro bus ATVO arrancó antes de la hora y no encontramos nada de tráfico; aunque todo el trayecto se hace por carretera nacional, y quizás a otras horas hay mas circulación y es mas lento. Llegamos a la Piazzale Roma después de las 22:30 h, no esperábamos estar allí tan pronto. Estábamos en una punta de la ciudad y teníamos que ir al céntrico barrio de San Marco, donde estaba nuestro alojamiento. Para llegar podríamos haber cogido un vaporetto, los barcos que constituyen el transporte público veneciano. Pero habíamos calculado que llegaríamos antes andando que en el barco, ya que éste hace muchas paradas, por no hablar de lo caro que es (7,50 € el billete sencillo).
Necesitamos aplicar a fondo nuestras dotes de orientación y la ayuda del GPS del móvil para no perdernos. Venecia tiene una red de calles muy intrincada, no hay prácticamente ninguna que sea principal y que te ayude a atravesar directamente la ciudad. Además, hay pocos puentes que atraviesen el Gran Canal, lo que dificulta las rutas a pie.
Llegamos pasadas las 23 h a nuestro alojamiento, el B&B Ca’ del Pozzo. Como era tan tarde, la propietaria nos había dicho que nos dejaría la llave a la entrada del bed and breakfast. Nuestra habitación era muy amplia, decorada de forma clásica pero con gusto, y tenía un lavabo con ducha pequeño pero suficiente. En definitiva, una buena habitación, cómoda y sin lujos innecesarios. El desayuno estaba incluido y nos lo servirían a la mañana siguiente en una mesa de la propia habitación, y constaba de una bebida caliente, un sándwich caliente y algunas pastas dulces. Todo estaba bueno, lo malo es que todos los días era lo mismo, hubiéramos agradecido algo de variedad. Lo mejor del alojamiento era su ubicación, a pocos minutos de la plaza San Marcos, del puente de Rialto y de una parada del vaporetto. La estancia nos salió por 255 € (85 € por noche), un precio alto aunque hay que tener en cuenta que los precios de Venecia en agosto son muy caros. Aparte hay que pagar 6 € al día de tasa turística, no habíamos estado nunca en una ciudad con una tasa tan alta. Pese a los contras del desayuno y del precio, recomendaríamos sin dudar este alojamiento. Además, la propietaria nos dijo que si algún amigo nuestro iba al B&B le harían un 15 % de descuento. Así que si a alguien le interesa, le podemos pasar el contacto.
Nuestra habitación en el B&B Ca' del Pozzo

0 comentarios:

Publicar un comentario