CROACIA 3: los lagos de Plitvice (Plitvička Jezera)

18 de abril de 2011 Este día iba a ser de los más esperados, dedicado enteramente al parque nacional de los lagos de Plitvice (Plitvička Jezera). Cualquier folleto turístico de Croacia que se precie, tiene alguna foto impresionante de estos lagos. Y la verdad es que no nos defraudó, vale la pena visitar el país únicamente por esta belleza natural. Decidimos pasar todo el día y hacer noche allí, y aún haciendo la ruta más larga todavía nos sobró tiempo. Así que se puede hacer perfectamente desde Zagreb o Zadar y volviendo a dormir allí. Es recomendable al 100 %.
18 de abril de 2011
Este día iba a ser de los más esperados, dedicado enteramente al parque nacional de los lagos de Plitvice (Plitvička Jezera). Cualquier folleto turístico de Croacia que se precie, tiene alguna foto impresionante de estos lagos. Y la verdad es que no nos defraudó, vale la pena visitar el país únicamente por esta belleza natural.

Ver Croacia 3: Plitvicka Jezera en un mapa más grande
Decidimos pasar todo el día y hacer noche allí, y aún haciendo la ruta más larga todavía nos sobró tiempo. Así que se puede hacer perfectamente desde Zagreb o Zadar y volviendo a dormir allí. Es recomendable al 100 %.
Es importante tener en cuenta unos cuantos aspectos prácticos antes de visitar el parque. Éste tiene dos entradas con sendos parkings, la nº 1 es la única abierta todo el año y está situada en el extremo norte de los lagos (lo que hace que también sea la más práctica para la visita). Cuando fuimos el parking era gratuito, pero en verano se paga por horas (1 €/h aproximadamente). Como en el resto de parques nacionales del país, para entrar hay que pagar una entrada y no precisamente barata: nosotros pagamos 110 kunas (unos 15 €), precio de temporada alta (el resto del año son 80 kunas), pero vale realmente la pena.
La visita a los lagos se hace por una red de caminos y pasarelas en muy buen estado. Hay diferentes rutas dependiendo del tiempo del que se disponga, y van desde las 2 h (solo visitar los lagos inferiores o los superiores) a las 8 h (circuito entero). Hay que explicar que las rutas se ven facilitadas por un servicio de transporte público que ya va incluido en el precio de la entrada. Por una parte hay dos rutas de barco eléctrico que atraviesan el lago Kozjiak, una a lo largo y otra a lo ancho. Por otra parte, hay una línea de autobuses turísticos (que no llegamos a coger) que enlazan los lagos superiores e inferiores realizando 4 paradas (aunque cuando fuimos solo hacían 2).
Para admirar bien este sistema de lagos y cascadas, hay que comprender un poco como se han creado. Toda la región de los lagos de Plitvice está formada por rocas calizas, compuestas de una gran cantidad de carbonato cálcico. Éste tiene la particularidad que se disuelve parcialmente en agua. Así que, durante siglos y siglos, el agua de la lluvia va disolviendo el carbonato cálcico y lo va arrastrando río abajo. Cuando el agua encuentra algún obstáculo (troncos caídos, algas acuáticas...), se deposita en él formando el travertino, una roca que va creando las presas y cascadas que vemos actualmente por todo el parque.
Nos levantamos con suerte, hacía nuevamente un día soleado, básico cuando quieres pasarte todo el día andando. Desayunamos sin prisa y nos dirigimos hacia la entrada 1, la más principal. Después de aparcar el coche, nos dirigimos al punto de información, donde nos preguntaron de cuanto tiempo disponíamos para la visita. Cuando les dijimos que estaríamos todo el día se sorprendieron, mucha gente debía venir solo unas pocas horas, y nos indicaron la ruta mas larga. Antes de entrar, aprovechamos para comprar comida y bebida en un pequeño supermercado que había al lado de las taquillas.

entrada de Plitvička Jezera
Justo al dejar atrás las taquillas, ya hay el primer mirador con unas vistas sobrecogedoras, un buen anticipo de lo que estaba por venir: se veía un conjunto de pequeños lagos (Kaluđerovac y Novakovića brod, fundamentalmente), conectados por cascadas, y aderezado con una gran catarata, la Veliki Slap, que veríamos más adelante. La panorámica era mágica... aunque el misticismo se rompió cuando una horda de pequeños escolares irrumpió en aquel sitio.

Plitvička Jezera

Plitvička Jezera
Dejamos atrás el mirador y los escolares para ir bajando hacia los lagos inferiores. Como dice su nombre, son los que están situados a menor altitud, ya que entre el Prošćansko (el más alto de todos los lagos) y el Novakovića brod (el más bajo), hay un desnivel de 133 m. Una vez abajo encontramos la primera pasarela de madera que atraviesa el lago Kaluđerovac. La verdad es que el sistema de pasarelas de todo el parque estaba muy bien, y te permitía descubrir lugares a los que no podrías acceder fácilmente. El Kaluđerovac tenía unas aguas turquesas y cristalinas, por las que se podían ver cardúmenes de confiadas truchas.

lagos inferiores

lagos inferiores
El Kaluđerovac está comunicado con el pequeño Novakovića brod mediante unas impresionantes cascadas que se abren paso por el travertino. Cerca de estos dos lagos está la Veliki Slap o "Gran Cascada", que con sus 78 m es la más alta de Croacia. Para verla mejor subimos por un caminito que salía cerca de la cascada, al final del cual llegamos a un mirador con una espectacular vista.

lagos inferiores

Veliki Slap
Volvimos al Kaluđerovac, y pasamos al lado de una multitud de pequeñas cascadas que lo comunican con el Gavanovac, el siguiente lago. Antes de ir a él nos desviamos hacia Šupljara, un sistema de profundas cuevas que comunican los lagos con la parte superior del cañón. Subiendo las escaleras se accede al camino que va por encima del cañón, donde hay unas vistas increíbles de los lagos inferiores, pero nosotros hicimos este camino de vuelta.

lagos inferiores

lagos inferiores
Continuando nuestro camino llegamos al Gavanovac y al último de los lagos inferiores, el Milanovac. Fuimos contemplando el color turquesa de los lagos y sobre todo las múltiples cascadas que los conectaban. A cada trecho que recorríamos encontrábamos un recoveco con más encanto que en anterior. Este sitio fue una perdición para la tarjeta de memoria de nuestra cámara fotográfica!

lagos inferiores
A continuación alcanzamos el Kozjak, el lago más grande de todos y el que hace de separación entre los lagos inferiores y los superiores. Para atravesarlo hay un sendero que recorre su largo perímetro, aunque la mejor opción es sin duda coger el barco que lo atraviesa. Sale de una gran zona de picnic y lavabos, y hace el trayecto cada 20 minutos. El viaje en barco es agradable, aunque el lago en si no tiene demasiado encanto.

barco que atraviesa el Kozjak
Después de bajar del barco, iniciamos la visita a los lagos superiores, una de las partes más espectaculares del parque. Empezamos el camino por las frescas cataratas que delimitan el Burgeti, un pequeño lago comunicado con el Gradinsko.

lagos superiores

lagos superiores

lagos superiores

lagos superiores

lagos superiores
Posteriormente pasamos por el Galovac, uno de los lagos más grandes de esta parte. Aquí hicimos un alto para recuperar fuerzas comiendo el picnic que habíamos comprado.
A partir del Galovac, entramos en una de las zonas más bonitas, un conjunto de pequeños lagos (Vir, Malo y Veliko Jezero, Batinovac, Okrugljak y Ciginovac) de colores increíbles y comunicados por caudalosas cascadas y saltos de agua. Además, las pasarelas de madera nos permitieron explorarlos bastante a fondo, podíamos entrar y salir de los lagos fácilmente. Fue inolvidable!

lagos superiores

lagos superiores
Finalmente llegamos al Prošćansko, el último lago que nos faltaba por ver y el segundo más grande. Por una pasarela exploramos su extremo norte, que tenía unas aguas verdosas muy bonitas.

Prošćansko
En el Prošćansko estaba el final de nuestra ruta, así que nos dispusimos a volver hacia el principio por un camino diferente. Atravesamos los lagos superiores por su orilla este y llegamos al muelle del lago Kozjak, donde cogimos el barco que lo atravesaba a lo ancho. Cerca de donde nos dejó el barco estaba la parada nº2 del autobús turístico, que era donde iba toda la gente. Pero como teníamos tiempo, decidimos hacer el trayecto caminando por el sendero que recorría la orilla del lago Kozjak. Fue el momento de más tranquilidad, pues apenas nos cruzamos durante el camino con nadie...
Al llegar al extremo del Kozjak, cogimos un sendero que subía hacia la parte superior del cañón. Arriba había las mejores vistas posibles de los lagos inferiores. Es una panorámica que no hay que perderse!

panorámica de los lagos inferiores

panorámica de los lagos inferiores
Solo tuvimos que continuar caminando un pequeño rato para alcanzar el punto de inicio de nuestra emocionante visita al parque de Plitvice. Como era pronto para ir a cenar, decidimos ir a nuestro alojamiento a ducharnos y descansar un rato. Ante la falta de oferta gastronómica de la zona, volvimos a cenar al Bistro Vila Velebita de Rudanovac. Esta vez pedimos una estupenda parrillada de carne para dos personas que dejó contentos a nuestros vacíos estómagos.

cenando en Bistro Vila Velebita

2 comentarios:

  1. Hola! estamos pensando en ir en unos días. En la ruta que se hace en barco..también hace paradas ¿? o lo ves todo desde el barco ?

    Muchas gracias! saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Quizás ya os habéis ido para allá, pero acabamos de volver de Indonesia y no hemos podido contestaros antes. Al menos cuando nosotros fuimos, el barco no hacia ninguna parada intermedia. Si quereis ver mejor el paisaje, siempre podéis hacer la vuelta andando por un sendero que va bordeando el lago.
      Saludos

      Eliminar