FRANCIA 6: Villefranche sur Mer y Niza

21 de septiembre de 2017 Abandonamos el interior de la Provenza y llegamos a la Costa Azul, donde empezamos explorando el encantador pueblo de Villefranche sur Mer. A primera hora de la tarde fuimos a Niza, y pasamos el resto del día paseando por la Vieux Nice y por su paseo marítimo. Aquella jornada tocaba abandonar las Gargantas del Verdon, donde habíamos pasado dos días geniales descubriendo sus paisajes. Y también tocaba abandonar la región de la Provenza y empezar a explorar la Costa Azul. El primer objetivo de esta zona fue Villefranche sur Mer, un pintoresco pueblo situado muy cerca de Niza. Nos costó mas de dos horas llegar, y tuvimos que dejar el coche en un parking situado en la playa de Marinières. Aunque Villefranche sur Mer ha crecido mucho gracias al turismo, su compacto casco histórico ha sabido conservar su auténtico ambiente de pueblo de pescadores. La Quai de l'Amiral Courbet recorre su fachada litoral formando un bonito conjunto de pequeñas casas llenas de terrazas, donde se respiraba un tranquilo ambiente festivo, atrás había quedado el mes de agosto y sus tediosas aglomeraciones.

21 de septiembre de 2017

Abandonamos el interior de la Provenza y llegamos a la Costa Azul, donde empezamos explorando el encantador pueblo de Villefranche sur Mer. A primera hora de la tarde fuimos a Niza, y pasamos el resto del día paseando por la Vieux Nice y por su paseo marítimo.

Aquella jornada tocaba abandonar las Gargantas del Verdon, donde habíamos pasado dos días geniales descubriendo sus paisajes. Y también tocaba abandonar la región de la Provenza y empezar a explorar la Costa Azul. El primer objetivo de esta zona fue Villefranche sur Mer, un pintoresco pueblo situado muy cerca de Niza. Nos costó mas de dos horas llegar, y tuvimos que dejar el coche en un parking situado en la playa de Marinières. Aunque Villefranche sur Mer ha crecido mucho gracias al turismo, su compacto casco histórico ha sabido conservar su auténtico ambiente de pueblo de pescadores. La Quai de l'Amiral Courbet recorre su fachada litoral formando un bonito conjunto de pequeñas casas llenas de terrazas, donde se respiraba un tranquilo ambiente festivo, atrás había quedado el mes de agosto y sus tediosas aglomeraciones. Desde esta calle parte una red de callejuelas tierra adentro, y la mejor forma de explorarlas es deambular sin rumbo. El ambiente por ellas es totalmente diferente, es mucho mas tranquilo y auténtico, con gente local dirigiéndose a sus quehaceres y tiendas de barrio.

Villefranche sur Mer desde su playa
Paseo marítimo de Villefranche sur Mer
Callejuela del centro

Una de las calles mas auténticas del centro es la llamada Rue Obscure. Es una de los legados mas importantes de su época medieval, ya que en su origen era un camino de ronda que recorría por su parte interna las antiguas murallas de la ciudad. Hoy en día están perfectamente integradas en la trama urbana, y pasear por allí es fascinante. También lo es hacerlo por las otras callejuelas del centro, que están llenas de un gran número de lugares simplemente preciosos. Éste se extiende montaña arriba, por lo que las calles que suben son de escaleras, de forma que no hay coches por todo el centro. A nosotros nos encantó, y nos pareció uno de los pueblos mas bonitos y auténticos de la Costa Azul. El centro es muy pequeño y se ve enseguida, de forma que no hay excusa para no hacer una parada. Antes de irnos compramos en una boulangerie un croque monsieur y un hojaldre con queso de cabra buenísimos (3,90 €), ideales para cargar las pilas.

Rue Obscure
Recorriendo el centro de Villefranche sur Mer
Rincón del centro

A continuación hicimos los pocos kilómetros que nos separaban de Niza, donde íbamos a pasar el resto del día. El centro estaba hasta los topes de gente, y ante la imposibilidad de aparcar en alguna zona azul decidimos dejar el coche en el parking del centro comercial l’Etoile. Nuestro alojamiento no estaba muy lejos de allí, era el Hotel Star, un establecimiento básico situado a poca distancia de la Vieux Nice. Nuestra habitación era algo espartana, pero tenía todo lo necesario así que nos pareció bien para nuestras necesidades. El desayuno estaba incluido y consistía en pastas dulces, queso, pan, cereales, yogurt… No sería de la mejor calidad, pero cumplía su cometido de llenar el estómago. El precio fue de 87 € la noche, que puede parecer caro, pero alojarse en Niza lo es, así que nos pareció un buen precio.

Nuestra habitación de Niza

Enseguida nos lanzamos a descubrir los interesantes rincones que encierra Niza. Empezamos paseando por la avenida Jean Médecin, una calle muy animada gracias a la gran cantidad de tiendas que hay. Ésta da a la Place Masséna, una bonita plaza que limita el casco antiguo de la ciudad, llamado la Vieux Nice. De la misma forma que Villefranche sur Mer, es un laberinto de callejuelas donde el tiempo parece haberse parado. La diferencia es que Niza no es tan pintoresco, las casas son mas grandes y modernas, y tiene mas un ambiente de ciudad pese a sus estrechas calles. Aun así, nos gustó pasear sin rumbo por la Vieja Niza. En el centro hay algunas iglesias, y la mas interesante es la catedral de Santa María y Santa Reparata, con un interior barroco bastante espectacular. El día era caluroso, y para refrescarnos un poco compramos un par de helados en Fenocchio, una de las heladerías con mas solera de Niza, con mas de 70 sabores diferentes; decidimos arriesgarnos en probar dos sabores atípicos: cerveza y lavanda, y la verdad es que el sabor estaba muy bien conseguido y eran muy buenos. 

Avenida Jean Médecin
Place Masséna
Vieux Nice
Tranquila plaza de la Vieja Niza
Catedral de Niza
Explorando la Vieja Niza

Después de patear a fondo la Vieux Nice, subimos hacia al Parc Du Château, situado en una colina al este. Sus fragantes jardines envuelven los restos de un antiguo castillo. Lo mas interesante es el mirador que hay en su extremo, con unas vistas fabulosas de la Vieja Niza. A continuación bajamos de la colina por su parte este hasta el barrio de Le Petit Marais. Antes era un barrio industrial y popular algo deprimido, ya que estaba situado junto al puerto de Niza. Pero desde hace pocos años se le ha hecho un lavado de cara y ahora es un barrio muy cotizado para los lugareños, así como un icono del movimiento LGTBI. El barrio no es nada turístico, así que está bien darle un vistazo y pasear un poco por él. En una de sus tiendas vimos que vendían socca, una especialidad local que teníamos ganas de probar, así que no pudimos resistirnos a pedir una. Es una especie de crêpe a base de harina de garbanzos y pimienta, con un sabor muy peculiar que nos gustó.

Vistas de la Vieux Nice desde Parc du Château
Le Petit Marais
Socca, una especialidad local

Acabamos la tarde paseando por el paseo marítimo por excelencia de Niza, la Promenade des Anglais. Se llama Paseo de los Ingleses porque fueron ellos quienes se encargaron de su construcción, ya que había una nutrida colonia de británicos que disfrutaba de los suaves inviernos de Niza. A aquella hora de la tarde la Promenade estaba llena de gente paseando o haciendo deporte. A lo largo de su trayecto se pueden contemplar algunos fascinantes hoteles de art déco, como el Negresco o el Méditerranée. Estos fastuosos hoteles le daban al paseo un aspecto totalmente diferente al de la Vieux Nice, mucho mas señorial y burgués. Lo único malo es la carretera de tres carriles por sentido que separa los edificios del paseo, que le hace perder parte de su encanto cuando hay tráfico. Pero a nosotros nos pareció un broche final fantástico para aquel día.

Promenade des Anglais

La noche empezó a despuntar y empezamos a buscar un sitio para cenar. Acabamos en la rue de France, una tranquila calle peatonal que tenía muchos restaurantes donde elegir. Elegimos la Taverne Massena, donde pedimos mejillones fritos y pollo asado. La comida no estuvo nada mal, y junto a una cerveza y un Perrier, la cena nos salió por 38.90 €, un gran precio teniendo en cuenta lo cara que es la ciudad.

Nuestra cena

< Anterior día  Siguiente día > 
Francia 5: Gargantas del Verdon II Francia 7: Èze, Mónaco & Menton (próximamente)

0 comentarios:

Publicar un comentario