MALDIVAS 7: excursión a Gulhi

14 de enero de 2017 En aquella nueva jornada de relax pasamos todo el día en la vecina isla de Gulhi, muy cerca de Maafushi. No hicimos mucha mas cosa que pasear por su tranquilo pueblo y descansar y bañarnos en su playa. A media tarde volvimos a Maafushi para disfrutar de nuestra última cena en Maldivas. Aquel iba a ser el penúltimo día de nuestro viaje, y para no desentonar con la tónica de lo que había sido nuestra estancia en Maldivas habíamos decidido pasar el día tranquilamente en la vecina isla habitada de Gulhi. De las diferentes islas cercanas a Maafushi, Gulhi es la única donde se puede ir y volver el mismo día en transporte público
14 de enero de 2017
En aquella nueva jornada de relax pasamos todo el día en la vecina isla de Gulhi, muy cerca de Maafushi. No hicimos mucha mas cosa que pasear por su tranquilo pueblo y descansar y bañarnos en su playa. A media tarde volvimos a Maafushi para disfrutar de nuestra última cena en Maldivas.
Aquel iba a ser el penúltimo día de nuestro viaje, y para no desentonar con la tónica de lo que había sido nuestra estancia en Maldivas habíamos decidido pasar el día tranquilamente en la vecina isla habitada de Gulhi. De las diferentes islas cercanas a Maafushi, Gulhi es la única donde se puede ir y volver el mismo día en transporte público: se sale de Maafushi con el ferry de las 7:30 h y se puede regresar desde Gulhi en el de las 16:25 h (20 minutos de trayecto). Pero en aquel viaje no estábamos nada acostumbrados a madrugar, así que cuando tocó el despertador nos hicimos los remolones y al levantarnos tuvimos que buscar otra opción para llegar a Gulhi. Probamos con el dueño de la guesthouse, Mohammed, que tenía una barca con la que nos había llevado días atrás a hacer varias excursiones de snorkeling, pero aquella mañana no estaba. Decidimos entonces ir a iCom (el principal tour operador de la isla), donde se ofrecieron a llevarnos en lancha rápida por 15 USD por persona. El precio nos pareció razonable así que aceptamos. Para la vuelta ya estaríamos atentos y regresaríamos con el ferry público.

MALDIVAS 6: tour al Centara Ras Fushi Resort

13 de enero de 2017 Dedicamos toda aquella jornada a hacer un tour de un día al Centara Ras Fushi Resort, uno de los resorts de lujo cercanos a nuestra isla, Maafushi. Sus playas y sus completísimas instalaciones son lo que uno espera cuando piensa en las Maldivas, así que nos gustó mucho la experiencia y nos pareció totalmente recomendable. Para aquel día habíamos reservado un tour de un día a un resort de lujo. Después de la buena experiencia de un par de días atrás en el Adaaran Prestige Vadoo habíamos decidido repetir en uno de los muchos resorts de lujo cercanos a Maafsuhi.
13 de enero de 2017
Dedicamos toda aquella jornada a hacer un tour de un día al Centara Ras Fushi Resort, uno de los resorts de lujo cercanos a nuestra isla, Maafushi. Sus playas y sus completísimas instalaciones son lo que uno espera cuando piensa en las Maldivas, así que nos gustó mucho la experiencia y nos pareció totalmente recomendable.
Para aquel día habíamos reservado un tour de un día a un resort de lujo. Después de la buena experiencia de un par de días atrás en el Adaaran Prestige Vadoo habíamos decidido repetir en uno de los muchos resorts de lujo cercanos a Maafsuhi. El día anterior habíamos ido a la agencia iCom y habíamos reservado plaza en el tour de un día al Centara Ras Fushi Resort. El precio de este tour es superior a otros similares, 140 USD por persona (incluido traslado, almuerzo y bebidas), pero la calidad del resort lo vale. Para haceros una idea, la noche en este resort en temporada alta cuesta unos 650 € con pensión completa (la habitación mas económica, las “water villas” son mucho mas caras).

MALDIVAS 4: tour de snorkeling y visita a Guraidhoo

11 de enero de 2017 Aquella jornada íbamos a hacer un segundo tour de snorkeling para descubrir la fauna marina de los arrecifes coralinos cercanos a Maafushi. Como parte del tour, pasamos un par de horas en la vecina isla de Guraidhoo, que enseguida se convirtió en nuestra isla habitada preferida. Aquella mañana nos despertamos sin prisa para ir a desayunar en el “buffet” de la guesthouse. Lo ponemos entre comillas porque era un buffet con solo salchichas, huevos revueltos, una especie de creps y algo parecido a coco rallado. Al cabo de los días se nos estaba haciendo muy repetitivo…
11 de enero de 2017
Aquella jornada íbamos a hacer un segundo tour de snorkeling para descubrir la fauna marina de los arrecifes coralinos cercanos a Maafushi. Como parte del tour, pasamos un par de horas en la vecina isla de Guraidhoo, que enseguida se convirtió en nuestra isla habitada preferida.
Aquella mañana nos despertamos sin prisa para ir a desayunar en el “buffet” de la guesthouse. Lo ponemos entre comillas porque era un buffet con solo salchichas, huevos revueltos, una especie de creps y algo parecido a coco rallado. Al cabo de los días se nos estaba haciendo muy repetitivo… A las 9:30 h habíamos quedado con Mohammed, el dueño de la guesthouse, para que nos llevara hacer un nuevo tour de snorkeling (el primero lo habíamos hecho un par de días atrás). El tour iba a combinar el buceo con la visita a una isla cercana, Guraidhoo, donde almorzaríamos. Al igual que la anterior excursión, nos salió por 30 USD por persona.

MALDIVAS 3: tour al Adaaran Prestige Vadoo Resort

10 de enero de 2017 Aquella jornada hicimos una excursión de un día en uno de los resorts que hay cerca de nuestra isla, Maafushi. Concretamente fue al Adaaran Prestige Vadoo, donde estuvimos todo el día descansando, bañándonos en su playa y haciendo snorkeling. Fue una buena experiencia para ver la otra faceta del turismo en Maldivas, la de los resorts de lujo. Como ya explicamos en un post anterior, la forma de visitar las Maldivas cambia mucho alojándose en un resort o en una isla habitada. Nosotros habíamos escogido esta última opción, pero nos hacía gracia experimentar al menos por un día la experiencia de estar en un resort de lujo.
10 de enero de 2017
Aquella jornada hicimos una excursión de un día en uno de los resorts que hay cerca de nuestra isla, Maafushi. Concretamente fue al Adaaran Prestige Vadoo, donde estuvimos todo el día descansando, bañándonos en su playa y haciendo snorkeling. Fue una buena experiencia para ver la otra faceta del turismo en Maldivas, la de los resorts de lujo.
Como ya explicamos en un post anterior, la forma de visitar las Maldivas cambia mucho alojándose en un resort o en una isla habitada. Nosotros habíamos escogido esta última opción, pero nos hacía gracia experimentar al menos por un día la experiencia de estar en un resort de lujo. Por suerte, en Maafushi todos los tour operadores ofrecen excursiones de un día a los más cercanos. Aunque hay que decir que los tours necesitan un número mínimo de gente para hacerse, y al reservar el tour a un resort concreto siempre te piden que des una segunda opción, por si acaso no se realiza finalmente. Nosotros reservamos el tour al Adaaran Prestige Vadoo en iCom y nos costó 100 USD por persona, incluyendo el transporte y el almuerzo allí. Puede parecer caro, pero hay que tener en cuenta que una habitación en aquel resort con pensión completa en temporada alta cuesta unos 800 € por noche.

MALDIVAS 2: tour a un sandbank y snorkeling

9 de enero de 2017 Dedicamos la mayor parte del día a hacer un tour que combinaba snorkeling con un almuerzo en un sankbank. El buceo estuvo genial ya que pudimos ver un montón de fauna marina. Pero el almuerzo del sandbank fue un poco pasado por agua, ya que nos cayó un buen aguacero. Volvimos a Maafushi a primera hora de la tarde, y el resto del día lo pasamos descansando. Para aquel día habíamos contratado una excursión privada con el propietario de nuestra guesthouse, Mohammed. Era una de las más clásicas que se pueden hacer en Maldivas, un tour para hacer snorkeling en sus arrecifes de coral y un almuerzo en un sandbank (minúsculas islas arenosas completamente desiertas).
9 de enero de 2017
Dedicamos la mayor parte del día a hacer un tour que combinaba snorkeling con un almuerzo en un sankbank. El buceo estuvo genial ya que pudimos ver un montón de fauna marina. Pero el almuerzo del sandbank fue un poco pasado por agua, ya que nos cayó un buen aguacero. Volvimos a Maafushi a primera hora de la tarde, y el resto del día lo pasamos descansando.
Para aquel día habíamos contratado una excursión privada con el propietario de nuestra guesthouse, Mohammed. Era una de las más clásicas que se pueden hacer en Maldivas, un tour para hacer snorkeling en sus arrecifes de coral y un almuerzo en un sandbank (minúsculas islas arenosas completamente desiertas). De hecho, todos los tour operadores de Maafushi ofrecen esta misma excursión de medio día. La única diferencia era que en nuestro caso era privada, y solo nos costó 30 USD por persona, un poco mas que los tours repletos de gente.

MALDIVAS 1, 5 y 8: Maafushi, nuestra base en las islas Maldivas

8, 12 y 15 de enero de 2017 Este post va a ser diferente de los diarios de viaje que solemos hacer ya que en vez de un día os vamos a explicar tres. Y es que de los ocho días que estuvimos en el país, tres lo pasamos en la isla de Maafushi de relax por lo que tienen poca historia. Día 1 - llegada a Maafushi Después de dormir la noche anterior en la capital de Maldivas, Malé, por la mañana cogimos el ferry público que nos llevaría a nuestra base de Maafushi. El resto del día nos dedicamos a explorar la isla y a bañarnos en sus playas.
8, 12 y 15 de enero de 2017
Este post va a ser diferente de los diarios de viaje que solemos hacer ya que en vez de un día os vamos a explicar tres. Y es que de los ocho días que estuvimos en el país, tres lo pasamos en la isla de Maafushi de relax por lo que tienen poca historia.

Día 1 - llegada a Maafushi
Después de dormir la noche anterior en la capital de Maldivas, Malé, por la mañana cogimos el ferry público que nos llevaría a nuestra base de Maafushi. El resto del día nos dedicamos a explorar la isla y a bañarnos en sus playas.
El día anterior habíamos llegado por la noche a Malé provenientes de Colombo, donde acabó nuestro viaje de tres semanas por Sri Lanka. Por la mañana fuimos a desayunar al buffet del hotel que era muy poco variado, con tostadas, fruta y zumos. Además, te servían un plato caliente a base de huevo donde podías pedir tortilla o huevos revueltos o fritos. Enseguida hicimos el check-out, ya que teníamos que coger un ferry a las 10 h. Al salir del hotel paramos un taxi para que nos llevara a la terminal de ferry de Villingili. Pero cuando estábamos dentro del coche vimos que el taxista no ponía el taxímetro, y como no habíamos acordado ningún precio estuvimos todo el viaje temerosos de que luego nos pidiera una fortuna. En Sri Lanka estábamos muy acostumbrados a regatear y acordar precios, pero el llegar a un nuevo país estábamos descolocados. No tardamos mucho en llegar a la terminal, y por suerte el taxista solo nos pidió por la carrera 35 rufiyaa (menos de 2 €), un precio mas que razonable.