ALEMANIA 4: Würzburg

17 de agosto de 2019 A primera hora de la mañana cogimos un Flixbus hasta Würzburg, y dedicamos el resto del día a explorarla. Primero visitamos la Residenz, un enorme e interesante palacio patrimonio de la Unesco. Después paseamos por su tranquilo casco histórico, salpicado de interesantes iglesias. Por la tarde subimos hasta la base del castillo de Marienberg para ver las vistas de la ciudad, aunque no llegamos a entrar en él. Aquella mañana el despertador sonó temprano, ya que abandonaríamos Frankfurt, la primera ciudad de nuestra ruta alemana, y partiríamos hacia la ciudad francona de Würzburg. Tras dar cuenta del desayuno buffet del hotel y de hacer el check-out nos dirigimos hacia la Hauptbahnhof de Frankfurt. Pero no íbamos a coger un tren, aunque es una de las opciones para llegar a Würzburg.
17 de agosto de 2019
A primera hora de la mañana cogimos un Flixbus desde Frankfurt hasta Würzburg, y dedicamos el resto del día a explorarla. Primero visitamos la Residenz, un enorme e interesante palacio patrimonio de la Unesco. Después paseamos por su tranquilo casco histórico, salpicado de interesantes iglesias. Por la tarde subimos hasta la base del castillo de Marienberg para ver las vistas de la ciudad, aunque no llegamos a entrar en él.
Aquella mañana el despertador sonó temprano, ya que abandonaríamos Frankfurt, la primera ciudad de nuestra ruta alemana, y partiríamos hacia la ciudad francona de Würzburg. Tras dar cuenta del desayuno buffet del hotel y de hacer el check-out nos dirigimos hacia la Hauptbahnhof de Frankfurt. Pero no íbamos a coger un tren, aunque es una de las opciones para llegar a Würzburg. El problema del tren es que es caro, y como el viaje atraviesa dos estados federados alemanes (Hesse y Baviera), no se pueden usar los bonos de descuento Länder ticket. Por fortuna, existe una compañía de buses llamada Flixbus que une las dos ciudades a precios asequibles. A nosotros nos costó 8 € cada billete comprándolo con un par de semanas de antelación (en temporada baja se pueden comprar de un día para otro). El trayecto en bus dura casi 2 h, mas o menos lo mismo que el viaje en tren RE (1 h 50 min) pero algo mas que uno en tren ICE (1 h y poco). Pero si no te importa tardar 40 minutos mas en llegar a tu destino, la opción de Flixbus es muy recomendable. Y una gran ventaja es que esos buses paran en las estaciones centrales de cada ciudad, algo muy práctico. En el caso de Frankfurt, la parada estaba justo al sur de la Hauptbahnhof.

ALEMANIA 3: Heidelberg

16 de agosto de 2019 Desde Frankfurt viajamos por la mañana a Heidelberg con un Flixbus. Disfrutamos un montón paseando por su tranquilo casco histórico, y a continuación subimos a su castillo, con unas vistas magníficas de la ciudad. Después cruzamos el río y subimos hacia el Camino de los Filósofos, con unas vistas aún mejores. A primera hora de la tarde volvimos nuevamente a Frankfurt en tren. Una de las excursiones de un día mas típicas desde Frankfurt es la de Heidelberg. En contraste con la gran capital financiera alemana, Heidelberg es una tranquila ciudad a orillas de un río coronada por un imponente castillo, en medio de un paraje boscoso de enorme belleza. Su historia es igualmente fascinante, ya que fue durante muchos siglos capital del Palatinado, uno de los muchos reinos que había en la actual Alemania durante la Edad Media
16 de agosto de 2019
Desde Frankfurt viajamos por la mañana a Heidelberg con un Flixbus. Disfrutamos un montón paseando por su tranquilo casco histórico, y a continuación subimos a su castillo, con unas vistas magníficas de la ciudad. Después cruzamos el río y subimos hacia el Camino de los Filósofos, con unas vistas aún mejores. A primera hora de la tarde volvimos nuevamente a Frankfurt en tren.
Una de las excursiones de un día mas típicas desde Frankfurt es la de Heidelberg. En contraste con la gran capital financiera alemana, Heidelberg es una tranquila ciudad a orillas de un río coronada por un imponente castillo, en medio de un paraje boscoso de enorme belleza. Su historia es igualmente fascinante, ya que fue durante muchos siglos capital del Palatinado, uno de los muchos reinos que había en la actual Alemania durante la Edad Media. Pero a diferencia de otros, su monarca era uno de los 7 príncipes electores, que elegían al rey del Sacro Imperio Romano-Germánico (de los siete, tres eran clérigos). Los príncipes palatinos tenían su residencia en el enorme castillo que corona la ciudad de Heidelberg. La ciudad perdió importancia cuando éstos trasladaron la corte a Düsseldorf tras la casi total destrucción de la ciudad durante la Guerra de los Treinta Años. Durante la 2ª Guerra Mundial Heidelberg se libró de los bombardeos, ya que los estadounidenses se querían establecer allí tras finalizar la contienda aprovechando sus buenas comunicaciones. Gracias a esto, hoy en día se puede disfrutar de un casco histórico fantásticamente bien conservado.

ALEMANIA 1 - 2: Frankfurt

14 y 15 de agosto de 2019 Este diario comprende en realidad dos días, ya que el primero llegamos a Frankfurt bien entrada la noche y no nos dio tiempo a hacer nada. El segundo lo dedicamos por entero a patear la ciudad a orillas del río Meno. Paseamos un poco por el barrio de los rascacielos, por la encantadora plaza de Römerberg y cruzamos al otro lado del río para ver las vistas de la ciudad y dar un vistazo al barrio de Sachsenhausen. Por la tarde asistimos al Apfelweinfestival, que se hace en honor a una especie de sidra producida en la región; pudimos probar la buena bebida, degustar comida tradicional y escuchar buena música en directo. Como habéis leído en el resumen, el primer día dio para muy poco. Cogimos el vuelo de Ryanair de Barcelona a Frankfurt a las 19 h. Pese a la asignación aleatoria de asientos, estábamos sentados a dos filas de distancia, y la causalidad hizo que nuestros respectivos vecinos viajaran juntos, así que el cambio nos benefició a todos.
14 y 15 de agosto de 2019
Este diario comprende en realidad dos días, ya que el primero llegamos a Frankfurt bien entrada la noche y no nos dio tiempo a hacer nada. El segundo lo dedicamos por entero a patear la ciudad a orillas del río Meno. Paseamos un poco por el barrio de los rascacielos, por la encantadora plaza de Römerberg y cruzamos al otro lado del río para ver las vistas de la ciudad y dar un vistazo al barrio de Sachsenhausen. Por la tarde asistimos al Apfelweinfestival, que se hace en honor a una especie de sidra producida en la región; pudimos probar la buena bebida, degustar comida tradicional y escuchar buena música en directo.
Como habéis leído en el resumen, el primer día dio para muy poco. Cogimos el vuelo de Ryanair de Barcelona a Frankfurt a las 19 h. Pese a la asignación aleatoria de asientos, estábamos sentados a dos filas de distancia, y la causalidad hizo que nuestros respectivos vecinos viajaran juntos, así que el cambio nos benefició a todos. Llegamos a la ciudad alemana puntualmente sobre las 21:20 h. Ir del aeropuerto de Frankfurt al centro es muy fácil y económico en transporte público. Lo mejor es coger una de las dos líneas de S-Bahn (equivalente al tren de Cercanías alemán), la S8 o la S9, y por solo 4,95 € te plantas en la estación central de trenes de Frankfurt (Hauptbahnhof) en unos 15-20 minutos. El tren iba hasta los topes, pero afortunadamente fue poco tiempo. Nuestro hotel estaba a 5 minutos caminando de la Haphtbahnhof, y era el Townhouse Hotel. Nuestra habitación estaba bien, se veía bastante nueva, era funcional y sin lujos, justo lo que nosotros necesitábamos. El desayuno estaba incluido y constaba de un pequeño buffet con cosas dulces o saladas, aunque se echaba de menos algo caliente que no fueran huevos revueltos. La ubicación era inmejorable para nosotros, a unos 15 minutos del centro histórico y a poca distancia de la estación (cosa práctica, ya que el tercer día iríamos a Heidelberg). El precio fue de 78 € la noche, un gran precio para lo que obtuvimos a cambio.

ALEMANIA: ruta por Frankfurt y Franconia, y presupuesto

Del 14 al 21 de agosto de 2019 Este año estaban llegando las vacaciones de verano y por motivos laborales no podíamos hacer ningún gran viaje. Pero nos habíamos reservado una semanita para hacer alguna escapada y desconectar un poco. Parece mentira, pero una semana da para mucho y eso nos abría un gran abanico de posibles destinos. Por una parte no queríamos ir a lugares hipermasificados por las vacaciones. Y por otra, queríamos hacer un viaje tranquilo, en transporte público, ya que los últimos viajes que habíamos hecho juntos habían sido en coche de alquiler (Bulgaria, Costa Oeste de EEUU, Georgia y SW Inglaterra) y ese tipo de viajes suele ser mas cansado al tener la posibilidad de visitar varios sitios en un mismo día. Buscando vuelos baratos con la mente abierta un destino siempre estaba en los primeros lugares del buscador, Frankfurt. Alemania es un país al que hemos ido varias veces, y siempre nos ha parecido interesante. Así que no nos lo pensamos dos veces.
Del 14 al 21 de agosto de 2019
Este año estaban llegando las vacaciones de verano y por motivos laborales no podíamos hacer ningún gran viaje. Pero nos habíamos reservado una semanita para hacer alguna escapada y desconectar un poco. Parece mentira, pero una semana da para mucho y eso nos abría un gran abanico de posibles destinos. Por una parte no queríamos ir a lugares hipermasificados por las vacaciones. Y por otra, queríamos hacer un viaje tranquilo, en transporte público, ya que los últimos viajes que habíamos hecho juntos habían sido en coche de alquiler (Bulgaria, Costa Oeste de EEUU, Georgia y SW Inglaterra) y ese tipo de viajes suele ser mas cansado al tener la posibilidad de visitar varios sitios en un mismo día. Buscando vuelos baratos con la mente abierta un destino siempre estaba en los primeros lugares del buscador, Frankfurt. Alemania es un país al que hemos ido varias veces, y siempre nos ha parecido interesante. Así que no nos lo pensamos dos veces.

ESLOVENIA 8: Radovljica, Jamnik y Škofja Loka

31 de julio de 2017 Aquella jornada paseamos por Radovljica y Škofja Loka, dos bonitos pueblos de la Alta Carniola. También disfrutamos de las bonitas vistas desde la iglesia de Jamnik, un lugar desconocido y sorprendente. A primera hora de la tarde regresamos a Italia ya que a la noche teníamos nuestro vuelo de vuelta desde Venecia-Treviso. Llegó nuestro último día en Eslovenia, casi no nos lo podíamos creer. El tiempo se nos había pasado volando por todos los lugares increíbles que habíamos tenido la suerte de disfrutar. Aquel día nos lo íbamos a tomar con tranquilidad, teníamos unas pocas visitas planeadas ya que teníamos un largo camino para regresar a Treviso (Italia), donde cogíamos el vuelo de regreso a casa.
31 de julio de 2017
Aquella jornada paseamos por Radovljica y Škofja Loka, dos bonitos pueblos de la Alta Carniola. También disfrutamos de las bonitas vistas desde la iglesia de Jamnik, un lugar desconocido y sorprendente. A primera hora de la tarde regresamos a Italia ya que a la noche teníamos nuestro vuelo de vuelta desde Venecia-Treviso.
Llegó nuestro último día en Eslovenia, casi no nos lo podíamos creer. El tiempo se nos había pasado volando por todos los lugares increíbles que habíamos tenido la suerte de disfrutar. Aquel día nos lo íbamos a tomar con tranquilidad, teníamos unas pocas visitas planeadas ya que teníamos un largo camino para regresar a Treviso (Italia), donde cogíamos el vuelo de regreso a casa. Y la tranquilidad empezó en el desayuno, ya que fuimos a desayunar como dios manda en un restaurante, el Štrudl, donde habíamos cenado la noche anterior. Normalmente es algo que no solemos hacer, ya que intentamos dormir en sitios donde el desayuno esté incluido o comprar cualquier cosa en un supermercado. ¡Pero un día es un día! Pero tampoco fue un gran festín, compartimos un štrudl (el típico pastel de manzana de origen germánico) y bebimos un latte y un te (6,30 €).

ESLOVENIA 7: paso de Vršič y Valle del Soča

30 de julio de 2017 Primero nos acercamos a disfrutar del bucólico lago de Zelenci, en Kranjska Gora. Después subimos por la carretera de montaña que lleva al paso de Vršič, donde contemplamos sus vistas. Luego pasamos al espectacular Valle del Soča, donde disfrutamos mucho de sus paisajes, y además fuimos al nacimiento del río Soča y a la catarata Kozjak. Finalmente tomamos un curioso tren para vehículos para ir de Most na Soči a Bohinjska Bistrica, donde hicimos noche. Aquel día nos levantamos pronto ya que teníamos una jornada densa por delante. Íbamos a hacer una ruta circular por carretera por el corazón mismo de los Alpes Julianos. Para volver nuevamente a la zona de Bled tomaríamos un tren para vehículos que atraviesa las montañas por un largo túnel, y no queríamos perder el último.
30 de julio de 2017
Primero nos acercamos a disfrutar del bucólico lago Zelenci, en Kranjska Gora. Después subimos por la carretera de montaña que lleva al paso de Vršič, donde contemplamos sus vistas. Luego pasamos al espectacular Valle del Soča, donde disfrutamos mucho de sus paisajes, y además fuimos al nacimiento del río Soča y a la catarata Kozjak. Finalmente tomamos un curioso tren para vehículos para ir de Most na Soči a Bohinjska Bistrica, donde hicimos noche.
Aquel día nos levantamos pronto ya que teníamos una jornada densa por delante. Íbamos a hacer una ruta circular por carretera por el corazón mismo de los Alpes Julianos. Para volver nuevamente a la zona de Bled tomaríamos un tren para vehículos que atraviesa las montañas por un largo túnel, y no queríamos perder el último. Así que desayunamos rápidamente y abandonamos nuestro alojamiento del lago Bled. Nuestra primera parada fue cerca de la famosa estación de esquí de Kranjska Gora. En sus alrededores se encuentra Zelenci, un espectacular lago de aguas turquesas. Solo hay que caminar unos 10 minutos desde el aparcamiento, y vale realmente la pena. Es muy bonito, y los verdes bosques y escarpadas montañas le proporcionan un telón de fondo sin igual. Aquí vienen muchos aficionados a la ornitología, hay varios lugares para poder observar las aves. Pero para los que no están interesados en la materia encontrarán un lugar hermosísimo de muy fácil acceso.