NÁPOLES 4: Costa Amalfitana

10 de enero de 2018 Nos levantamos pronto y fuimos al aeropuerto a buscar nuestro coche de alquiler para recorrer la Costa Amalfitana. Nuestra primera parada fue Salerno, una ciudad con un agradable casco histórico situada en el extremo este de la Costa Amalfitana. Una vez en ella, recorrimos su serpenteante carretera parando en los pueblos de Cetara, Ravello, Atrani, Amalfi y Positano. Por la tarde volvimos al aeropuerto a devolver el coche y a la noche tomamos nuestro vuelo de vuelta a casa. Aquel iba a ser el último día de nuestro viaje por Nápoles y la Campania e iba a ser completamente diferente al resto. Habíamos alquilado un coche para pasar todo el día recorriendo la Costa Amalfitana, una región costera con espectaculares paisajes y pueblos fascinantes, incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco
10 de enero de 2018
Nos levantamos pronto y fuimos al aeropuerto a buscar nuestro coche de alquiler para recorrer la Costa Amalfitana. Nuestra primera parada fue Salerno, una ciudad con un agradable casco histórico situada en el extremo este de la Costa Amalfitana. Una vez en ella, recorrimos su serpenteante carretera parando en los pueblos de Cetara, Ravello, Atrani, Amalfi y Positano. Por la tarde volvimos al aeropuerto a devolver el coche y a la noche tomamos nuestro vuelo de vuelta a casa.
Aquel iba a ser el último día de nuestro viaje por Nápoles y la Campania e iba a ser completamente diferente al resto. Habíamos alquilado un coche para pasar todo el día recorriendo la Costa Amalfitana, una región costera con espectaculares paisajes y pueblos fascinantes, incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Para aprovechar bien el día a las 8 h fuimos al aeropuerto a recoger el coche de alquiler, que habíamos reservado como siempre con Rentalcars. Era un Fiat Panda y nos costó 32 € para todo el día (incluyendo el seguro todo riesgo).

NÁPOLES 3: Toledo, Barrios Españoles, Santa Lucía y Chiaia

9 de enero de 2018 Empezamos el día visitando el bonito monasterio de Santa Clara, que nos había quedado pendiente el primer día. Después paseamos por la agradable via Toledo, donde visitamos Sant'Anna dei Lombardi, una iglesia repleta de obras de arte, y el bullicioso mercado de Pignasecca. A continuación nos internamos por las caóticas callejuelas de los Barrios Españoles, acabando en la Piazza del Plebiscito. Luego fuimos al barrio marinero de Santa Lucía, donde visitamos el Castel dell'Ovo, un formidable castillo construido en una pequeña isla, y acabamos paseando por las tranquilas calles de Chiaia. Habíamos previsto ir a última hora de la tarde al Museo Arqueológico, pero estaba cerrado (¡no abre los martes!). En nuestro segundo y último día en la ciudad de Nápoles nos dedicaríamos a explorar los barrios que hay al oeste del centro histórico (que ya habíamos visto el primer día). Después de desayunar tranquilamente en la habitación del B&B nos lanzamos a descubrirlos.
9 de enero de 2018
Empezamos el día visitando el bonito convento de Santa Clara, que nos había quedado pendiente el primer día. Después paseamos por la agradable via Toledo, donde visitamos Sant'Anna dei Lombardi, una iglesia repleta de obras de arte, y el bullicioso mercado de Pignasecca. A continuación nos internamos por las caóticas callejuelas de los Barrios Españoles, acabando en la Piazza del Plebiscito. Luego fuimos al barrio marinero de Santa Lucía, donde visitamos el Castel dell'Ovo, un formidable castillo construido en una pequeña isla, y acabamos paseando por las tranquilas calles de Chiaia. Habíamos previsto ir a última hora de la tarde al Museo Arqueológico, pero estaba cerrado (¡no abre los martes!).
En nuestro segundo y último día en la ciudad de Nápoles nos dedicaríamos a explorar los barrios que hay al oeste del centro histórico (que ya habíamos visto el primer día). Después de desayunar tranquilamente en la habitación del B&B nos lanzamos a descubrirlos. Pero antes, el primer día nos quedó por visitar un lugar importante del centro histórico, el Convento de Santa Clara o Santa Chiara (entrada 6 €). Fue ordenado construir por Roberto de Anjou en el siglo XIV, aunque su aspecto gótico inicial ha ido cambiado a lo largo de los siglos. Desgraciadamente fue muy dañado durante un bombardeo de la 2ª Guerra Mundial, con lo que su aspecto actual se debe a una reconstrucción de los años 50. El edificio mas dañado fue la Basílica, cuyo interior no tiene nada que ver con el original gótico. Al menos se pueden ver algunos elementos originales de la antigua basílica, el mas importante de ellos es la tumba del propio Roberto de Anjou situada justo detrás del altar mayor. En las dependencias del convento hay un pequeño museo donde se ven las ruinas excavadas de unas antiguas termas romanas sobre las que se construyó. Pero el lugar mas interesante (y bonito) de Santa Clara es su claustro del siglo XVIII; su jardín central está atravesado por pasillos ricamente decorados con coloridas mayólicas que ilustran escenas cotidianas de la vida rural. Eran impresionantes, y cada escena era diferente, así que paseamos por los pasillos contemplando aquellas obras de arte. Sin duda, es uno de los lugares imprescindibles de cualquier visita a Nápoles.

NÁPOLES 2: Pompeya y Herculano

8 de enero de 2018 Por la mañana cogimos el tren en Nápoles para ir a ver las ruinas de Pompeya. Estuvimos unas cuatro horas explorándolas en profundidad y todavía nos faltó tiempo para ver algunos lugares. Después nos desplazamos en tren a Herculano, donde una hora y media fue suficiente para ver todo el conjunto arqueológico. Volvimos en tren a Nápoles, donde llegamos antes de las 6 de la tarde. Aquel era el día mas señalado en nuestro viaje a Nápoles y la Campania, ya que visitaríamos uno de los yacimientos arqueológicos mas importantes y fascinantes del mundo, Pompeya. Su historia es bien conocida: hacia el año 79 el volcán Vesubio tuvo una violenta erupción que enterró la ciudad bajo cenizas y piedras volcánicas y mató a todos los habitantes que no habían huido.
8 de enero de 2018
Por la mañana cogimos el tren en Nápoles para ir a ver las ruinas de Pompeya. Estuvimos unas cuatro horas explorándolas en profundidad y todavía nos faltó tiempo para ver algunos lugares. Después nos desplazamos en tren a Herculano, donde una hora y media fue suficiente para ver todo el conjunto arqueológico. Volvimos en tren a Nápoles, donde llegamos antes de las 6 de la tarde.
Aquel era el día mas señalado en nuestro viaje a Nápoles y la Campania, ya que visitaríamos uno de los yacimientos arqueológicos mas importantes y fascinantes del mundo, Pompeya. Su historia es bien conocida: hacia el año 79 el volcán Vesubio tuvo una violenta erupción que enterró la ciudad bajo cenizas y piedras volcánicas y mató a todos los habitantes que no habían huido. Lo que fue una catástrofe a nivel humano, fue toda una bendición para la arqueología, ya que la ceniza depositada permitió una excelente conservación de la ciudad y todo lo que quedó en su interior (incluyendo los cadáveres de las propias víctimas). Actualmente, Pompeya es el mejor lugar para profundizar sobre la historia romana de todo el mundo.

NÁPOLES 1: centro histórico

7 de enero de 2018 Cogimos el avión de buena mañana y aterrizamos en Nápoles a las 10. Empezamos paseando por la Via dei Tribunali, donde visitamos los templos de Pio Monte della Misericordia, Duomo, San Lorenzo Maggiore y la espectacular Cappella Sansevero. Continuamos paseando por las callejas que forman Spaccanapoli, visitando la iglesia de San Domenico Maggiore y la calle S. Gregorio Armeno, que alberga los famosos pesebres napolitanos. Era el séptimo día del año y ya empezábamos un nuevo viaje. Los billetes los habíamos comprado durante el “Black Friday” del año anterior, gracias a encontrar unas ofertas realmente tentadoras. Nuestro vuelo de ida fue con Ryanair, salimos puntualmente a las 8 de la mañana de Barcelona y sobre las 10 aterrizamos en el aeropuerto de Nápoles. Ir al centro es barato y rápido en transporte público: solo hay que coger un bus de la compañía Alibus
7 de enero de 2018
Cogimos el avión de buena mañana y aterrizamos en Nápoles a las 10. Empezamos paseando por la Via dei Tribunali, donde visitamos los templos de Pio Monte della Misericordia, Duomo, San Lorenzo Maggiore y la espectacular Cappella Sansevero. Continuamos paseando por las callejas que forman Spaccanapoli, visitando la iglesia de San Domenico Maggiore y la calle S. Gregorio Armeno, que alberga los famosos pesebres napolitanos.
Era el séptimo día del año y ya empezábamos un nuevo viaje. Los billetes los habíamos comprado durante el “Black Friday” del año anterior, gracias a encontrar unas ofertas realmente tentadoras. Nuestro vuelo de ida fue con Ryanair, salimos puntualmente a las 8 de la mañana de Barcelona y sobre las 10 aterrizamos en el aeropuerto de Nápoles. Ir al centro es barato y rápido en transporte público: solo hay que coger un bus de la compañía Alibus, que en solo 15 minutos te deja en el centro de Nápoles (billete: 5 €). La primera parada del bus es en la piazza Garibaldi, junto a la estación central de trenes, y es donde nos bajamos. Nuestra alojamiento estaba a 10 minutos caminando, y era Funikuli Funikula, un bed and breakfast con unas pocas habitaciones. La nuestra estaba muy bien, era muy amplia, con muebles bastante nuevos y todo lo necesario. El desayuno estaba incluido y consistía en diversas especialidades dulces servidas en la habitación. La ubicación era muy buena, a poca distancia de la piazza Garibaldi y del centro histórico. La noche nos salió por 50 €, un precio estupendo para lo que recibimos a cambio, así que volveríamos sin dudarlo.

ALEMANIA 8: Fürth y regreso

21 de agosto de 2019 Solo teníamos unas pocas horas por la mañana antes de regresar a casa, que dedicamos a pasear por la vecina ciudad de Fürth. A última hora de la mañana nos dirigimos en metro al aeropuerto de Núremberg donde cogimos el vuelo de vuelta a casa. Aquel día tratamos de madrugar un poco para apurar las pocas horas que nos quedaban en Alemania (nuestro vuelo de vuelta salía a las 14:40 h). Después de hacer el check-out dejamos las mochilas en el hotel. Para aquella mañana habíamos planificado pasar un par de horas en la cercana localidad de Fürth, una ciudad con una dilatada historia pero que siempre estuvo a la sombra de la gran metrópoli de Núremberg. Pero ambas ciudades quedaron unidas al ser las primeras en Alemania en estar conectadas por ferrocarril en 1835.
21 de agosto de 2019
Solo teníamos unas pocas horas por la mañana antes de regresar a casa, que dedicamos a pasear por la vecina ciudad de Fürth. A última hora de la mañana nos dirigimos en metro al aeropuerto de Núremberg donde cogimos el vuelo de vuelta a casa.
Aquel día tratamos de madrugar un poco para apurar las pocas horas que nos quedaban en Alemania (nuestro vuelo de vuelta salía a las 14:40 h). Después de hacer el check-out dejamos las mochilas en el hotel. Para aquella mañana habíamos planificado pasar un par de horas en la cercana localidad de Fürth, una ciudad con una dilatada historia pero que siempre estuvo a la sombra de la gran metrópoli de Núremberg. Pero ambas ciudades quedaron unidas al ser las primeras en Alemania en estar conectadas por ferrocarril en 1835. Precisamente la mejor forma de llegar a Fürth actualmente es en tren; aunque hay una línea de metro (la U1), es mucho mas rápido ir en tren ya que casi todos los trenes que van al norte o al oeste paran en Fürth y es la primera parada. En cuanto a precios, nosotros compramos un bono de un día para dos personas (12,30 €), ya que después teníamos que ir al aeropuerto, y nos salía algo mas barato que comprar billetes sencillos (3,20 € cada uno).

ALEMANIA 7: Bamberg

ALEMANIA 7: Bamberg 20 de agosto de 2019 Por la mañana nos desplazamos en tren a la bonita localidad francona de Bamberg. Como se salvó de los bombardeos de la 2ª Guerra Mundial, el casco histórico está fantásticamente bien conservado. Entre ellos destaca su importante Catedral y el Antiguo Ayuntamiento, cuya estampa a orillas del río es uno de los lugares mas bonitos de la ciudad. Aunque con permiso de la Pequeña Venecia, una zona de casas tradicionales de pescadores al lado del río que es digna de ver. A primera hora de la tarde regresamos nuevamente a Núremberg. La historia de Bamberg es antigua, pero siempre estuvo a la sombra de otras ciudades de Franconia como Würzburg. En el siglo XI se constituye como diócesis independiente y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico le otorga siglos después al obispo el título de príncipe. A partir de ese momento Bamberg constituye un obispado principesco, gobernado por un obispo que es a su vez la máxima autoridad eclesiástica
20 de agosto de 2019
Por la mañana nos desplazamos en tren a la bonita localidad francona de Bamberg. Como se salvó de los bombardeos de la 2ª Guerra Mundial, el casco histórico está fantásticamente bien conservado. Entre ellos destaca su importante Catedral y el Antiguo Ayuntamiento, cuya estampa a orillas del río es uno de los lugares mas bonitos de la ciudad. Aunque con permiso de la Pequeña Venecia, una zona de casas tradicionales de pescadores al lado del río que es digna de ver. A primera hora de la tarde regresamos nuevamente a Núremberg.
La historia de Bamberg es antigua, pero siempre estuvo a la sombra de otras ciudades de Franconia como Würzburg. En el siglo XI se constituye como diócesis independiente y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico le otorga siglos después al obispo el título de príncipe. A partir de ese momento Bamberg constituye un obispado principesco, gobernado por un obispo que es a su vez la máxima autoridad eclesiástica. Los obispos de Bamberg tuvieron una hábil política de expansión, y en su máximo apogeo controlaban territorios en lo que hoy es Austria y Eslovenia. También se dedicaron a embellecer la ciudad con edificios y palacios, hasta tal punto de ser conocida como la “Roma de Franconia”. Durante la 2ª Guerra Mundial la ciudad tuvo la suerte de librarse de los bombardeos, así que su casco histórico ha llegado hasta nuestros días en un estado de conservación fantástico. Por esta razón, Bamberg está inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.