PERÚ: Datos prácticos

Hay muchas compañías aéreas que enlazan Perú con Europa y España. El problema es que a veces los precios son prohibitivos (el año anterior habíamos mirado vuelos y no encontramos nada por menos de 1.200 €). Pero buscando bien es posible encontrar ofertas a precios muy buenos, sobre todo si se evita viajar en julio y agosto. A principios de año salieron unos ofertones de Iberia y Air Europa para viajar a Perú (con escala en Madrid) por unos 500 € que desaparecieron enseguida. También American Airlines tenía buenos precios, con el único inconveniente de que la escala era en Miami y eso hacía que vuelo fuera mucho más largo.
INFORMACIÓN PRÁCTICA
Como llegar
Hay muchas compañías aéreas que enlazan Perú con Europa y España. El problema es que a veces los precios son prohibitivos (el año anterior habíamos mirado vuelos y no encontramos nada por menos de 1.200 €). Pero buscando bien es posible encontrar ofertas a precios muy buenos, sobre todo si se evita viajar en julio y agosto. A principios de año salieron unos ofertones de Iberia y Air Europa para viajar a Perú (con escala en Madrid) por unos 500 € que desaparecieron enseguida. También American Airlines tenía buenos precios, con el único inconveniente de que la escala era en Miami y eso hacía que vuelo fuera mucho más largo.
A finales de enero salieron otras ofertas de Air France (via París) y de KLM (via Amsterdam), ambas con un precio muy similar. Al final escogimos Air France, ya que sus horarios nos gustaron más. Además, tenía la gran ventaja que las escalas en París eran de unas dos horas o menos. Nuestro vuelo desde Barcelona nos costó 660 € por persona. Hay que decir que para aprovechar esta tarifa especial la vuelta tenía que ser como máximo a principios de julio. Los aviones de Air France tienen la típica pantalla en los asientos (con películas, juegos, música…) ideales para hacer más llevadero un vuelo de tantas horas.
Moneda
La moneda oficial de Perú es el nuevo sol, a veces llamado simplemente sol y abreviado como S o PEN. En el momento de nuestro viaje, 1 euro se cambiaba por 3,4 soles. También se usan mucho los dólares americanos (USD), es frecuente que el precio de los alojamientos o tours esté expresado en esta moneda. Incluso se pueden sacar dólares de los cajeros automáticos. Nosotros sólo llevábamos euros que cambiamos por soles, pero vimos a mucha gente pagando con dólares. Es posible que salga mejor de precio pagar con dólares las cosas con precio en esta moneda, por que al pagarlas con soles los vendedores aplican un cambio que les favorece.
Cambiar tanto euros como dólares es fácil en Perú. En el aeropuerto de Lima cambiamos lo mínimo ya que el cambio es horrible, es mejor cambiar grandes cantidades en la ciudad. En Lima hay muchos cambistas callejeros (como los de la foto), que se sitúan en lugares muy concurridos y llevan un característico chaleco fluorescente con el símbolo del dólar. Nosotros cambiamos nuestros euros a los cambistas y no tuvimos ningún problema, es 100% seguro. En las otras ciudades es fácil encontrar casas de cambio cerca del centro. Para conseguir soles siempre se pueden sacar de cajeros automáticos; pero hay que tener en cuenta que muchos no permiten sacar grandes cantidades de dinero (400 soles como máximo), y a cambio de comisiones abusivas (entre un 1 y un 5% del importe dependiendo de vuestro banco).
El coste de la vida en Perú es inferior al de España, pero no tan bajo como nos pensábamos. Es posible comer menús en mercados por 5 soles (1,5 €) y moverse en buses y colectivos por 1 sol. Pero todo lo que tiene que ver con el turismo es infinitamente más caro. Los precios de los alojamientos son muy variables dependiendo del nivel de confort que se busque. Pero todo lo que son tours o entradas a sitios turísticos suelen tener unos precios exorbitados. A veces raya el atraco!
Transporte
Perú es un país en el que es muy fácil moverse en transporte público, tanto dentro de ciudades como entre las diferentes regiones. En Lima puede ser un poco más difícil, ya que es una ciudad muy grande y no existe el metro. Hay una línea de bus llamada Metropolitano que funciona como un metro, con paradas fijas. También hay una gran red un tanto confusa de buses que recorren las principales calles y avenidas; normalmente la persona que cobra dice los nombres de las calles que recorre el bus cuando llega a la parada. Y por último el taxi, la opción que más usamos nosotros. Hay que regatear con el taxista el precio de la carrera, un trayecto medio puede salir por unos 10 soles (casi 3 euros). Las otras ciudades en las que estuvimos (Puno, Cuzco o Arequipa) son perfectamente abarcables a pie.
Para trayectos interurbanos largos hay una red excelente de autobuses que cubren las principales ciudades y centros turísticos. Hay muchas compañías diferentes: Soyuz, Peru Bus, Cruz del Sur, Oltursa, Ormeño, Tepsa… Algunas de ellas ofrecen la posibilidad de hacer trayectos nocturnos en asientos-cama, algo muy práctico para cubrir grandes distancias y ahorrar tiempo. Nosotros usamos esta opción para superar los casi 600 km entre Nazca y Arequipa. En temporada alta es mejor comprar el billete por internet si se sabe la fecha del viaje. También hay algunas compañías con rutas de bus que hacen paradas turísticas, como 4M Express (Arequipa - valle del Colca - Puno) o Inka Express y Turismo Mer (Puno - Cuzco). Hay que decir que en la mayoría de casos, cada compañía tiene su propia estación de autobuses (llamada en Perú “terminal terrestre”), a menudo muy distantes unas de otras.
Para cubrir grandes distancias también hay la posibilidad de usar el avión mediante vuelos internos. Es la mejor opción para regresar a Lima desde el punto más distante de vuestra ruta. Nosotros cogimos el avión para ir de Cuzco a Puerto Maldonado (95 € por persona) y de Puerto Maldonado a Lima (120 €), ambos trayectos con Starperu (también había la opción de las compañías Taca y Lan).
También es posible recorrer grandes distancias en tren. En la zona que visitamos solo hay una línea que enlaza Puno, Cuzco y Ollantaytambo, que no llegamos a coger. Sí que cogimos el tren que lleva de Ollantaytambo a Aguascalientes, una de las pocas formas para llegar a Machu Picchu, por eso es tan caro (unos 100 USD ida y vuelta desde Ollantaytambo).
Para hacer trayectos interurbanos cortos son muy prácticos los colectivos. Son furgonetas destartaladas que suelen conectar pueblos (o barrios de ciudades) cercanos. No tienen horarios fijos, suelen partir cuando se llenan. Paran para coger o dejar pasaje en cualquier sitio y son baratísimos. También hay una red de buses pequeños igualmente cutres ideales para hacer trayectos un poco más largos por poco dinero. Estos dos sistemas son los mejores para recorrer el Valle Sagrado de los Incas. También hay la opción del taxi, siempre conociendo de antemano cual es mas o menos el precio del trayecto; se puede contratar un taxi para visitar varios monumentos y a veces es mas barato que un tour.
Idioma
Obviamente, el idioma oficial de Perú es el castellano, pero también son cooficiales el quechua y el aimara. Ambos se hablan mucho en la región del altiplano, la verdad es que nos sorprendió bastante, pensábamos que eran mas minoritarios. Incluso hay gente mayor que solo habla estas lenguas y apenas saben castellano. El quechua es el idioma que extendieron los incas a lo largo de su imperio, y especialmente por el altiplano andino. El aimara proviene de Bolivia, y se habla fundamentalmente al este del lago Titicaca (y en la Islas de los Uros).
Hay que tener en cuenta también que hay palabras y expresiones del castellano de Perú que son diferentes a las de España y que pueden dar pie a confusiones. Por ejemplo, “cancelar “ en Perú es “pagar” en España, “cuadra” es “manzana” (de edificios), “botar” es “tirar”, “terminal terrestre” es “estación de autobuses”, etc. También hay muchas palabras diferentes referidas a la comida, como choclo (maíz), jugo (zumo)…
Altitud y mal de altura
Perú está atravesado por la cordillera de los Andes, la cual hace que una parte importante del país se encuentre a elevada altitud. Ésta puede provocar el mal de altura o soroche, un pequeño problema para la salud (solo en casos muy puntuales puede ser grave) al que hay que estar atento para prevenirlo y combatirlo. El origen del soroche está en la menor concentración de oxígeno que hay en el aire en sitios elevados. Sus síntomas son mareos, dolor de cabeza, fatiga, agotamiento físico… ya que el cerebro y el resto de nuestro cuerpo reciben menos oxígeno que el que necesitan. Para evitar su aparición hay que beber mucha agua, comer ligero y no realizar grandes esfuerzos. Hay algunas substancias que ayudan a combatirlo o prevenirlo, como la coca, que en Perú se puede tomar en forma de mate (infusión), galletas, caramelos, masticando hojas secas e incluso bombones. Desgraciadamente, David probó varios productos con coca pero no le funcionaron. También existen unas pastillas para combatirlo, dicen que son eficaces, aunque nosotros no las probamos. Hay que tener en cuenta que nuestro organismo, ante de la falta de oxígeno, empieza a producir más glóbulos rojos para compensarlo, pero para experimentar esta mejoría tienen que pasar varios días. No hay que obsesionarse por este tema, no es un obstáculo insalvable para visitar el país, aunque hay que ser previsores. Para saber más del mal de altura, los compañeros de Bitácoras de viajes han publicado un post buenísimo con información muy completa.
El soroche se manifiesta a más de 2.400 m de altitud. En el gráfico se muestra la altitud de los diferentes puntos de nuestra ruta: todo el tramo costero entre Lima y Nazca se encuentra a baja altitud, así que no hay problemas de soroche. Arequipa ya está situada a más de 2.000 m, es posible que se pueda experimentar algún síntoma, pero muy leve. Leímos que se aconsejaba pasar un par de días allí para aclimatarse antes de subir más arriba, pero nosotros solo hicimos una noche. A partir de allí entramos en el altiplano andino, una región situada entre 3.200 y 3.800 m, con varios destinos turísticos como el valle del Colca, el lago Titicaca o Cuzco. Aquí es donde se puede manifestar con mas fuerza el mal de altura, pero depende mucho de la persona (a Neus a penas le afectó, en cambio David lo pasó mal). En esta región llegamos al punto más elevado de nuestra ruta, el mirador de los Andes, a más de 4.900 m, aunque solo estuvimos unos minutos. Desde Puno a Cuzco se bajan unos 600 m de altitud, así que si tenéis soroche notareis un alivio cuando lleguéis a la capital de los incas aunque todavía estéis formalmente en el altiplano. Al bajar de Cuzco al Valle Sagrado de los Incas ya casi desaparecen los efectos del soroche, ya que éste está a unos 2.800 m. Además, tras pasar varios días en el altiplano el organismo se va acostumbrando a la altura, así que podréis disfrutar de Machu Picchu sin problemas
Tiempo
El tiempo en los meses de junio-julio es muy variable dependiendo de la zona en la que nos encontremos:
  • Lima: Al estar cubierta por una densa neblina, es difícil pasar calor. Temperaturas primaverales por el día, mas frescas por la noche.
  • Costa sur: en Paracas o Nazca el tiempo puede llegar a ser bastante caluroso si no está nublado, aunque no llega ni mucho menos al nivel del verano español.
  • Altiplano: para esta zona hay que llevar ropa de abrigo, ya que las noches son frías, incluso puede llegar a helar. Por el día, si sale el sol, la temperatura puede llegar a subir hacia los 20º.
  • Selva: el calor es sofocante, muy húmedo. Hay la posibilidad constante de tormentas, así que conviene llevar algún impermeable en todo momento.
Comida
La gastronomía peruana es una gran fusión entre sus distintas cocinas milenarias y la que introdujeron los conquistadores españoles. También tiene influencias chinas y africanas. Desde la costa al altiplano, la variedad de sus regiones se traduce en una gran diversidad de platos regionales, una razón de más para descubrir Perú.
No podemos hablar de cómo es un típico desayuno peruano, solo podemos explicar lo que nos daban para desayunar en los hostales: en los más baratos era poco variado y ligero, a base de tostadas con mermelada o mantequilla, en cambio, en los establecimientos más caros había un buffet con embutido, cereales, huevos, zumos... Al mediodía se hace la comida más importante del día y muchos restaurantes sirven generosos menús para llenar el estómago por poco dinero. Una muy buena opción para almorzar son los mercados, que suelen tener restaurantes baratos que ofrecen menús muy económicos. La cena suele ser más frugal, aunque era el momento en el que nosotros aprovechábamos para ir a un restaurante a comer platos más elaborados.
En la costa, el protagonista de la cocina es obviamente el pescado. Aunque se come en todo el país, en esta región es muy popular el ceviche, un plato que consiste en pescado o marisco marinados en cítricos, acompañado de una guarnición diversa. También es muy apreciada una sopa, el chupe de camarones, un caldo denso de marisco, pescado, ají y patatas. Comentario aparte merece la cocina criolla, originada por la fusión de la antigua cocina peruana y la española, muy presente a lo largo de la costa. Uno de los platos criollos más conocidos es el ají de gallina, a base de gallina cocida y desmenuzada bañada en una crema a base de ají.
Hacia el altiplano, la cocina cambia ostensiblemente, incorporando materias primas nuevas como el cuy o la alpaca, y otras que ganan protagonismo como el maíz (choclo). Uno de los platos no aptos para aprensivos es el cuy chactao, que es simplemente un conejillo de indias o cuy entero asado a la brasa. El bistec de alpaca también es muy rico, vale la pena buscar un restaurante donde poder probarlo. También son muy conocidas las papas a la huancaína, un primer plato a base de patata cocida con una crema de ají y queso fresco.
En los restaurantes baratos y en los mercados suelen servir platos más sencillos. Uno de los más extendidos es el lomo saltado, tiras de carne de vaca cocinada con soja (sillao), ají, cebolla, patatas y tomate, servido junto con arroz. En este plato se nota mucho la influencia china en el uso de la soja y el arroz. También se hace notar en el arroz chaufa (arroz frito en un wok, con verduras, huevo y carne), la estrella de las chifas, restaurantes chinos regentados por peruanos de origen chino.
Para picotear entre horas existe la comida callejera a base de salteñas (empanadas), churros, choclo (maíz) con queso, palomitas,... Todo a muy buen precio. En Cuzco fue el único lugar donde encontramos puestos callejeros con platos más elaborados como sopas, pollo, brochetas y pasta, todos ellos muy sencillos y económicos.
Por lo que respecta a los postres, no tuvimos ocasión de probarlos apenas. Los menús del mediodía no solían incluir postre y para cenar, nos quedábamos tan llenos que nunca lo pedimos. Donde se come más fruta es en la selva, hay mucha variedad pero lo que mas triunfa son los plátanos. También probamos la mazamorra morada un postre típico de la cocina criolla hecho a base de maíz morado.
En cuanto a las bebidas, una de las más populares y baratas es la chicha morada, que se hace hirviendo maíz morado y piña. De entre los refrescos (llamados allí gaseosas), hay que mencionar la Inka Kola, una bebida de cola muy dulce que en Perú desbanca a las marcas americanas. La cerveza es muy popular, hay un buen número de marcas nacionales, nosotros pudimos probar Cristal, Cusqueña y Pilsen Callao. El cóctel nacional del país es el pisco sour (a base de pisco, limón, jarabe de goma, huevo, hielo y amargo de Angostura), apetecible en cualquier momento. De entre las infusiones cabe mencionar el mate de coca, muy consumido en el altiplano gracias a sus efectos para combatir el mal de altura.
VISITAR LA SELVA
Una de las decisiones más complicadas que tuvimos que tomar respecto a nuestra ruta fue si visitaríamos o no la selva. A todo el mundo le fascina su exuberante naturaleza y su exótica fauna, es un destino muy atractivo. El problema es el dinero: disfrutar de la selva es caro. Y eso que llegar hasta ella no lo es tanto: Cuzco está cerca de Puerto Maldonado, en plena selva peruana, y hay varias compañías aéreas (Starperu, Taca y Lan) con vuelos baratos que cubren ambas ciudades. La alternativa es tomar un bus de 20 h, una cosa inhumana! Si se hace la ruta de Perú norte, también es posible ir a Iquitos, con buenas combinaciones de vuelos
Lo más caro de la selva es el alojamiento: la gran mayoría de ellos son lodges, establecimientos situados en plena selva que realizan actividades para descubrir la flora y fauna amazónica. La variabilidad de precios es enorme, desde 180 a 350 USD por dos noches (los que apuntamos nosotros, los hay más caros!). Normalmente, los lodges más caros, a parte de tener mejores instalaciones (algo que no nos interesaba) tienen mejores actividades para observar flora y fauna. Y algunos más baratos, pese a tener buenas instalaciones, tienen el problema de estar demasiado cerca de Puerto Maldonado, con lo que no se ve selva virgen o se pierde mucho tiempo con los viajes. Una alternativa barata es alojarse en Puerto Maldonado y contratar allí un guía, tanto para hacer excursiones de un día a la selva como travesías de varios días. Nosotros teníamos claro que si íbamos a la selva era para ir a un buen sitio, sin lujos pero con buenas actividades. Así que el consejo que damos en ese aspecto es mirar todos los lodges que hay (en la Lonely Planet hay un listado bastante bueno), ver donde están situados, que actividades ofrecen y el precio de la estancia. También hay que tener en cuenta que algunos lodges realizan actividades más lúdicas (descenso en tirolina, kayak, etc.) no tan dirigidas a descubrir naturaleza (que era lo que nos interesaba a nosotros).
Aquí os ofrecemos un listado de algunos de los lodges que consultamos, ordenados por el precio de dos noches por persona:
Teniendo en cuenta las opiniones publicadas en internet y su programa de actividades en la selva, escogimos el Inotawa Expeditions. Por dos noches pagamos 670 soles por persona (unos 240 USD, 197 € al cambio de esa época). En general, estamos satisfechos de nuestra estancia allí. Pagamos un extra de 30 USD por noche por tener un bungalow, todo un acierto ya que las habitaciones normales son muy ruidosas (algunos huéspedes abandonaron el lodge antes de tiempo por esa razón). Teníamos un guía para nosotros y un grupo pequeño de peruanos, y aunque nos apuntamos a un programa con unas actividades determinadas, después lo acabábamos de decidir con los demás. Muchas veces teníamos la percepción de cierto caos organizativo, ya que algunas de las actividades dependían de un transporte en barca y tenían muy pocas para todo el lodge. Los guías tenían un conocimiento bastante bueno de la naturaleza (a ojos de unos biólogos!) y las actividades eran bastante variadas, con pocos momentos muertos.
A la hora de ir a la selva hay que tener en cuenta a dónde se va para no hacerse falsas expectativas. La selva no es como la sabana africana, donde hay gran cantidad de animales fáciles de ver. En la selva, los animales son huidizos y debido a la gran cantidad de vegetación, lo tienen muy fácil para esconderse. Así que muchas veces son difíciles de ver, y a menudo la única forma de verlos bien es con prismáticos. A nosotros la selva nos dejó esa sensación ambigua, aunque hicimos muchas cosas y nos lo pasamos bien, nos dio la sensación de haber visto pocos animales y siempre en la lejanía. Comentando este hecho con otros viajeros llegamos a la conclusión que hemos expuesto antes. Con esto no queremos decir que ir a la selva no sea recomendable, lo es y mucho, pero hay que tener en cuenta que no veremos animales tan bien como en un safari africano.
GUÍAS DE VIAJE
Para este viaje usamos fundamentalmente dos guías. Por una parte compramos la Lonely Planet de Perú (4ª edición 2010) para tener información de primera mano sobre los transportes y los tours, algo muy útil cuando vas por libre y te mueves en transporte público. Como siempre, notamos que esta guía se queda un poco corta en la explicación de los sitios turísticos, otra cosa que nos interesa cuando compramos una guía. En general, no nos resultó un problema que hiciera tres años de su publicación. Por otra parte, si queréis viajar a Perú y compráis esta guía, no se os ocurra leer la sección de “peligros y advertencias”; en ella se exagera muchísimo la cuestión de la seguridad. Prácticamente se describe un país en el que los robos, secuestros y violaciones son el pan de cada día... cosa que, visto a través de nuestra experiencia, no se corresponde en absoluto con la realidad. El gobierno peruano haría bien en decirles a los chicos de la Lonely que reescriban este capítulo.
Cumplimentamos la información con una guía que cogimos de la biblioteca, la Trotamundos Routard de Perú. Nunca habíamos usado una guía de esta editorial y la verdad es que nos gustó como está estructurada y como explica las cosas. No es tan completa como la Lonely, solo están los principales lugares turísticos. Otro handicap es la estructura de esta guía donde los lugares turísticos están organizados en dos o tres grandes capítulos, dificultando su búsqueda. Como cosa buena es que está bien explicado como llegar en transporte público a los sitios, cosa que en otras guías no sale. En fin, fue una buena experiencia probarla.
BLOGS VIAJEROS
  • Callejeando por el mundo: su viaje lo sentimos un poco nuestro, ya que nuestras rutas son similares y las hicimos con apenas un mes de separación. Les debemos algunos consejos muy útiles.
  • El Diwan: gran ruta de 25 días, incluyendo la región de Huaraz y de Trujillo, asignaturas pendientes en nuestro viaje.
  • Diario de a bordo: ruta realizada al revés, empezando por Cuzco, lo que proporciona un punto de vista diferente.
  • Mi patria son mis zapatos: además de ser un buen relato de viaje, contiene acertadas reflexiones.
  • Viajes Chavetas: todo un ejemplo de cómo aprovechar el máximo la estancia en un país!
NO HAY QUE PERDERSE...
  • Lima: por lo que habíamos leído, la capital peruana tenía mala fama. Pero la verdad es que nos sorprendió muy gratamente. Nos encantaron el Monasterio de Santo Domingo, el barrio de Barranco y las ruinas de Huaca Pucllana. Imprescindibles!
  • Los paisajes desérticos de Paracas: increíbles combinaciones de colores, uno de los lugares más bellos de la costa.
  • La fauna marina de las Islas Ballestas: una de las mejores actividades es montarse en barca y recorrer estas islas para descubrir sus animales, como el lobo marino y el pingüino de Humboldt.
  • Sobrevolar las líneas de Nazca: la mejor forma de ver estas enigmáticas líneas.
  • Arequipa: una de las ciudades más bonitas de Perú. El Monasterio de Santa Catalina es una gozada!
  • Conocer cómo se hacen las Islas de los Uros: esta es la parte que mas disfrutamos del lago Titicaca, aunque esté demasiado enfocado al turismo.
  • Templo de Raqchi: toda una obra maestra de la arquitectura inca. Una buena razón para coger un bus turístico entre Puno y Cuzco.
  • La fiesta del Inti Raymi: pese a las aglomeraciones, es una celebración que te transporta a la época de los incas.
  • Cuzco: sin duda, una de las ciudades más maravillosas del mundo, todo una gozada para pasear!
  • Ruinas de Písac: una buena combinación de trekking y visita a ruinas incas.
  • Ruinas y pueblo de Ollantaytambo: las ruinas incas son impresionantes, pero el pueblo también es digno de ver!
  • Trayecto en tren de Ollantaytambo a Aguascalientes: los paisajes que atraviesa el tren son espectaculares, es interesante ver como va cambiando la vegetación desde el altiplano a la selva.
  • Machu Picchu y Wayna Picchu: Machu Picchu es una atracción mundial, poco más se puede decir. Y la subida al Wayna Picchu es imprescindible, las vistas sobre la ciudadela inca y el valle del Urubamba son inolvidables.
  • La cocina peruana: muy rica y variada, con productos tan exóticos como el cuy (conejillo de indias), la ubre de vaca o la alpaca.
NOS HA DEFRAUDADO...
  • Las ruinas de Huaca Huallamarca, Lima: después de ver las de Huaca Pucllana, éstas nos defraudaron profundamente.
  • Puno: ciudad caótica y con poco que ver, a no ser que tengas la suerte de ver algo de su interesante folklore como nosotros.
  • Mercado de Písac: nos pareció que tenía poco de artesanal. Todos los puestos tenían los mismos productos y era claro que estaban dirigidos al turista.
  • Ruinas de Chinchero: prescindibles si se han visto las de Sacsayhuamán u Ollantaytambo.
NOS HUBIERA GUSTADO VER...
  • El cañon de Cotahuasi, más profundo que el del Colca: lástima que sea tan lejano.
  • Internarnos más en la selva: nos hubiera gustado disponer de más días en la selva, y quizás acercarnos al Parque Nacional de Manu.
  • Dormir en Amantaní y disfrutar mas de Taquile: la excursión de un día al lago Titicaca fue totalmente insuficiente para descubrir la cultura de sus gentes. Para hacerlo es aconsejable hacer noche en una de sus islas.
  • Pachamacac, Lima: este gran centro ceremonial inca es una buena excursión de un día desde Lima.
  • Escapada a Bolivia desde Puno: esta ciudad peruana está a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia y a unos 250 km de la capital boliviana. Si hubiéramos tenido algunos días más, podríamos haber sumado un nuevo país a nuestro palmarés.
  • Camino inca: pese hay que tener cierta forma física para hacer este camino, nos atraía la idea de hacerlo, pero ya se sabe que el tiempo es finito.

12 comentarios:

  1. Como siempre, primero de todo felicitaros por vuestro blog que tanto no ayuda a organizar nuestros viajes por lo bien explicado que está todo. Estamos pensando en ir en septiembre a Perú y tenemos la duda de hacerlo en grupo con agencia o de forma independiente. Tenemos 61 y 62 años, no solemos viajar con mochila (aunque tampoco con grandes maletas). Parece que por vuestro blog sea fácil organizarlo. ¿Qué nos aconsejáis? ¿Consideráis que hay mucha diferencia de precio? Verdaderamente disfrutamos más de los viajes independientes y en este destino tenemos la ventaja del idioma. Gracias por vuestra ayuda. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar,

      Perú de por sí ya nos pareció un país muy fácil para moverse, y con la ventaja del idioma lo es mas. A veces incluso pensábamos que todo era demasiado fácil, acostumbrados al factor aventura cuando viajamos a países donde se hace difícil entenderse. El transporte público está muy bien, con muy buenas frecuencias de paso y trayectos baratos.
      En cuanto a la diferencia de precio, no sabríamos decirte, no solemos ir con agencia. Pero está claro que la agencia tiene que sacar su beneficio de los viajes. Ademas, eligiendo vosotros mismos los alojamientos podéis ahorrar mucho dinero, ya que las agencias suelen llevarte a hoteles caros.

      Saludos

      Eliminar
  2. Muchas gracias por vuestra respuesta.

    ResponderEliminar
  3. Tenemos dudas del destino de este año entre varios países, entre ellos Japón y vemos que vosotros lo habéis visitado también. ¿Qué os gustó más Perú o Japón?, ya nos imaginamos que deben ser muy diferentes pero ¿cual nos aconsejaríais primero?. Desde que hicimos Islandia con vuestra ayuda os tenemos de referencia. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uf! ¡Que difícil nos lo pones! ;) Como tu dices, son dos destinos completamente diferentes, y dependerá un poco de los gustos y del presupuesto. Quizás Perú tiene una variedad de paisajes mas grande que Japón, y la vida allí también es mas barata. Pero la cultura japonesa es sencillamente fascinante. Quizás los enormes contrastes de paisaje que te encuentras en Perú (desde el desierto a la selva, pasando por las montañas) le dan un puntito mas frente a Japón. Pero elijas lo que elijas, será una estupenda elección
      Saludos

      Eliminar
  4. Y viajar con dos maletas medianas y una pequeña puede dificultar la movilidad por el país al tener que coger tanto transporte público? Es que normalmente los viajes que hemos montado, por nuestra cuenta, ha sido con coche de alquiler. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente tampoco es tan problema. En Perú los taxis son muy baratos, nosotros casi nunca caminábamos con la mochila a cuestas. Es fácil coger uno para hacer un trayecto corto. Eso si, hay que regatear el precio... ;)

      Eliminar
  5. De nuevo, muchas gracias por vuestra contestación y ayuda.

    ResponderEliminar
  6. Hola David y Neus! Hemos regresado encantados de Perú, todo ha ido muy bien y tal y como comentábais es un país fácil para hacer turismo. Vuestro blog nos ha ayudado mucho a planificar y pronto empezaremos a publicar el nuestro. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar,
      Nos alegra mucho que el viaje saliera tan bien y que disfrutarais a tope de Perú. Estaremos atentos a tu blog y así rememoraremos nuestro viaje :)
      Saludos

      Eliminar
  7. Hola amigos! Lo primero es agradeceros que compartais con todos esta maravilla de Blog. Tengo que deciros que entro casi todos los días. La cantidad y calidad de informaciòn que dais de cada viaje es excepcional, y a la vez lo haceis sencillo.
    Quería haceros una pregunta. Viajamos en Septiembre 13-14 días a Peru ( no podemos ir mas dias ) y descartando Nazca por mi facilidad de mareo ( mis 3 horas en barco en Husavik viendo ballenas fue un infierno ) habíamos pensado que Lima 1, Arequipa 2, tour Colca 2, Puno 1 y de Cusco a la vuelta un itinerario similar al vuestro excluyendo la selva por dias.
    Que os parece?
    Muchas gracias y enhorabuena de nuevo.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos,

      Nos encanta que te guste el blog y sobre todo que te sea útil.

      El itinerario está bien, con los pocos días que vais aprovecháis al máximo. Quizás quitaríamos un día de Arequipa, la ciudad es bonita pero en un día se ve perfectamente.

      Si tenéis mas dudas, ya sabéis donde estamos

      Saludos

      Eliminar